Logo

En casa de Panchas, florece el PATI

PATI Panchimalco

En el lugar de los Escudos y Banderas, como se le conoce a Panchimalco, un municipio perteneciente al departamento de San Salvador,  donde el visitante se tropieza con la humildad y la elegancia del andar de las panchita que con sus hipiles y refajos riegan un mundo de colores,  típico de la descendencia indígena de El Salvador.

Allí, donde cada año se celebra la procesión de las palmas y flores para abrir la temporada de la siembra,  se clausuró la segunda convocatoria del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso- PATI, graduando a 544 personas que pertenecen a los Asentamientos Urbanos Precarios de este municipio.

En esta tierra de historiantes y  descendencia indígena, quienes participaron en el PATI, recibieron un diploma y presentaron en este cierre de convocatoria, una diversidad de proyectos, entre estos: Muestras de crías de pez- tilapias, cultivo de plantas medicinales y frutales- piña-.

A estos proyectos, se hilvanan los huertos caseros, obras en dibujo, manualidades elaboradas con productos reciclados, floristería y presentación de artes escénicas –danza-.

“Agradezco al FISDL por el aporte y trabajo ejecutado en el municipio, porque hemos generado trabajos temporales a familias que nunca habían tenido ingresos económicos”, dijo el Alcalde Municipal de Panchimalco, Mario Meléndez Portillo.

El PATI, es parte del Programa Comunidades Solidarias Urbanas y se ejecuta en el marco del Sistema de Protección Social Universal como parte de la creación de oportunidades productivas y de empleabilidad para las personas que residen en los Asentamientos Urbanos Precarios. Ahora, este grupo de  Panchas y Panchos, como se les conoce a las personas nativas, tienen herramientas necesarias para poder potenciar la economía de Panchimalco, creando su propias microempresas.

Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local - FISDL © Gobierno de El Salvador