Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Lo humano se debe anteponer a lo partidario

  • Escrito por Oscar Girón
  • Categoría: Funcionarios
  • Visto: 2868

maria-elena-zepeda-ministra-praf-honduras

"Ustedes tienen un Programa de Transferencias Monetarias Condicionadas bastante avanzado, queremos conocer de su experiencia e intercambiar opiniones", fueron las declaraciones de María Elena Zepeda, Ministra del Programa de Asignación Familiar (PRAF) de Honduras.

María Elena Zepeda, Ministra del PRAF, realizó una gira el pasado 24 y 25 de febrero con autoridades del FISDL, con el afán de conocer y retomar la experiencia salvadoreña en la entrega de las transferencias monetarias condicionadas, como modelo a seguir en su país.

Las transferencias, conocidas como Bono a la Familia, se entregan de manera bimensual en El Salvador en  100 municipios de pobreza extrema (32 de Severa y 68 de Alta) y forman parte de Comunidades Solidarias Rurales. Esta entrega ha sido focalizada según el Mapa Nacional de Pobreza elaborado por FLACSO.

En Honduras, este programa es conocido como Bono 10 mil y es administrado por el PRAF, que tiene como propósito que  las familias en pobreza extrema beneficiarias del Programa, creen y amplíen sus capacidades y competencias en educación, salud y nutrición e incrementen sus ingresos.

A continuación, conoceremos la percepción de Señora Ministra Zepeda, después de un encuentro con el Doctor Silva, presidente del FISDL y visitar los municipios de  Apastepeque  (San Vicente)  y Caluco (Sonsonate).

¿Señora Ministra, cuál es su misión en El Salvador?

Primero, darles las gracias al Doctor Silva y a su equipo de especialistas por atender a la delegación hondureña que venimos del PRAF.

En nuestro país, tenemos un programa llamado Bono 10 mil, que está destinado a las familias en pobreza extrema. Con éste, se  crean y amplían las  capacidades de las personas y sus  competencias en educación, salud y nutrición.

Aclararle, que al recibir la presidencia Don Porfirio Lobos,  acabábamos de salir de una de las peores crisis políticas de nuestra historia y teníamos cerradas las puertas en la mayoría de países de la región. Sin embargo, al asumir él –Lobos-  como Presidente, uno de los grandes compromisos era ayudar a los más pobres.

Es así que iniciamos con el Bono 10 mil, que apenas, iniciamos en marzo de 2010 y hemos venido a aprender a El Salvador, porque ustedes tienen un programa de transferencias monetarias condicionadas bastante avanzado, queremos conocer de su experiencia e intercambiar opiniones. También, saber  cómo han logrado mantenerlo de manera exitosa.

¿Es bueno conocer las experiencias de otros países?

Claro, queremos  aprender para fortalecer  el nuestro en  Honduras.  Ya que éste,  es una promesa de campaña del Presidente Don Porfirio Lobos y de nuestra Primera Dama Doña  Rosa Elena de Lobos. Ambos, prometieron a la gente que se encuentra en pobreza extrema, darles un bono de diez mil lempiras al año. Este beneficio,  lo recibirán continuamente- cada cuatro meses- mientras dure su mandato.

¿Cómo funciona el Bono 10 mil y qué alcance tiene?

Este programa es una  iniciativa de nuestro Presidente y consiste en la entrega de un bono de 10 mil lempiras por año, en cuotas de 833 por mes.  Que se entregan cada cuatro meses, para que las familias puedan mejorar sus condiciones de vida. Es similar al que ejecuta el FISDL en El Salvador.

Nosotros lo que pretendemos es que las madres manden a sus hijos a la escuela y que los lleven a los controles de Salud. Como verá, no queremos sólo hacer la transferencia monetaria, queremos el bienestar de las familias. Nuestra prioridad son los niños de 0 a 5 años (en este caso reciben 5 mil lempiras)  y  6 a 14 años (10 mil lempiras)

En la actualidad, estamos trabajando en 16 departamentos, tenemos dos que están por iniciar (Gracias a Dios y Copán). Es decir, estamos en 189 municipios de los 298 existentes de Honduras.

¿En El Salvador, tenemos un mapa de pobreza que focaliza a las personas más pobres. En Honduras, cuál fue el instrumento que utilizaron para focalizar a sus beneficiarios?

Nosotros contamos con un Instituto Nacional de Estadística, a través de esta institución del Estado obtuvimos los datos primarios de las familias con pobreza extrema que viven en los departamentos, municipios y aldeas del país. Familias que están en el Sistema de Registro de Beneficiarios de Honduras (SIRBHO).

¿A qué le apuesta Honduras con este Programa?

Al desarrollo de las aldeas más pobres y al diálogo.

Como usted sabrá, el Presidente – Lobos - encontró una sociedad bastante conflictiva a raíz de  todos los  problemas que pasaron con los  presidentes Zelaya y Micheletti; también,  hemos luchado a nivel internacional para salir con este impase. Ha sido duro, porque el resto de los países nos suspendieron.

Pero el Presidente como negociador y con su carisma,  ha logrado impulsar esta iniciativa- Bono 10 mil- que beneficia a los más vulnerables.

Además, manifestarles que dentro de su gabinete tiene de todos los partidos políticos y la mayor parte de los ministros son ex candidatos de los partidos. Eso es bueno, que el desarrollo de la nación no se pinte de colores y que sea transparente.

Al igual que ustedes,  le apostamos  a  mejorar los índices de educación, donde las niñas y niños puedan asistir a clases;  a mejorar la salud, donde las mujeres puedan tener sus hijos sanos. Le apostamos a mejorar la vida de las personas más necesitadas. El reto es grande, queremos llegar a  600 mil familias cuando sea el tercer año de Administración del Presidente Lobos.

Hemos recorrido dos municipios: Apastepeque y Caluco, ¿qué percepción tiene señora Ministra del trabajo que realiza el FISDL?

Me gusta, es un Programa bien establecido, me gustó  como van de la mano los programas  desarrollo social e infraestructura, y cómo estos,  están administrados por una institución. En Honduras, son dos instituciones del Estado que manejan los programas, nosotros sólo administramos la Transferencia (Bono 10 mil), pero cuando intervenimos un departamento, municipio o aldea, lo hacemos de manera conjunta.

Por otra parte, quisiera comentarle que me agrada como trabaja con los alcaldes, es buena esa cercanía y mutua por supuesto, me gustó que dentro del Consejo de Administración del FISDL, exista la participación de alcaldes. Obvio, alcaldes de oposición. De diferentes partidos políticos…

Quiero felicitar al Doctor Silva por esta gestión, yo sigo pensando que los programas de desarrollo social no deben tener color político y el FISDL, es un claro ejemplo a seguir. Por esta línea se debe trabajar, donde lo prioritario son las personas. Es decir, donde lo humano se debe anteponer a lo partidario.

Es más, si viviera en El Salvador, especialmente en  Apastepeque, votaría por el alcalde Herrera – Juan Pablo – me gusta cómo trabaja por la gente y cómo trabaja de la mano con las instituciones del Estado. De esa forma se debe trabajar, que imperen las obras para la gente y no lo partidario. Lástima que no pude conversar con la alcaldesa de Caluco, pero veo que está trabajando de la misma manera.

También, estoy impresionada con las salvadoreñas, se han  empoderado del  Programa, es bonito verlas en los controles de salud y como cumplen las corresponsabilidades y esto tiene como resultados, filas grandes de mujeres recibiendo el dinero para sus hijos.  Además, verlas liderar una Asamblea cada mes, es grato y me llena de orgullo, porque así son nuestras mujeres- hondureñas – sacando  a flote el desarrollo de los municipios.  Me voy satisfecha por el cariño que me ha brindado la gente, son  muy cálidos  y se ve el esfuerzo que hacen las instituciones por reducir la pobreza.

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje