Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Comunidades Solidarias Rurales en Caluco, más allá de una transferencia monetaria

caluco-csr

En Caluco, más de mil personas se dan cita en el mismo lugar cada dos meses. Una cancha de fútbol que se convierte en el punto de encuentro comunitario. En un día normal, la cancha solo es usada para jugar. Las calles aledañas son tranquilas, con poco tránsito peatonal y menor aún es el tránsito vehicular. 

El lugar cambia drásticamente en la fecha que se entrega el Bono para la Salud y la Educación. Ese día parece fiesta. Un evento aprovechado por todos y todas: comerciantes y compradores. Una acción que dinamiza la economía local, ya que alrededor de $25 mil son puestos en manos de participantes de Comunidades Solidarias Rurales, un programa Presidencial que pertenece al Sistema de Protección Social Universal diseñado por el Gobierno de El Salvador.

7:30 a.m. Es la hora del encuentro. A las personas adultas mayores, se les da prioridad e ingresan antes que nadie al recinto. Al cruzar las puertas, un refrigerio los recibe: atol de maíz y pan. “Esto es para que no se nos vayan a desmayar”, afirma una empleada de la Comuna de Caluco, mientras rellena vasos con el humeante líquido. La Municipalidad se involucra activamente en las actividades relacionadas al Programa y no escatima costos ni esfuerzos para brindar atención, principalmente a las personas mayores.

El personal de apoyo y seguimiento del Programa organiza a las 400 personas adultas mayores en las filas  correspondientes a cada caserío, para realizar una entrega ordenada de la Pensión. No es una tarea sencilla, leer el listado no basta. Cuando las personas en cuestión sobrepasan los 70 años, su capacidad de reacción no es la misma. Afortunadamente, las y los promotores son de la comunidad, por lo que pueden identificar fácilmente a las personas.

7:55 a.m. Los cajeros se alistan y el pago comienza. En Caluco, es común que las personas adultas mayores no firmen planilla. Estampan huellas. No saben leer ni escribir. Esa es la razón por la que personal del Ministerio de Educación se encuentra en el lugar recolectando datos para poder incluir a más personas al Programa de Alfabetización.

8:15 a.m. Además de recibir la Pensión e inscribirse en el Programa de Alfabetización, las personas adultas mayores pueden también recibir atención médica dentro del mismo recinto. Una clínica itinerante del Ministerio de Salud está lista para atenderles.

8:45 a.m. Ingresan al lugar las familias que recibirán el Bono para la Salud y la Educación. La mayoría conoce su ubicación en las filas, según el orden de las planillas, basta con identificar alguna cara conocida para saber cuál es la fila que le corresponde a su caserío.

En Caluco, 744 familias que  reciben el Bono para la Salud y la Educación, deben cumplir con que sus hijas e hijos asistan a la escuela y que los más pequeños lleven sus controles de salud. De lo contrario, son objeto de descuentos o pueden perder el Bono.

Desde junio 2009,  el monto transferido a las familias y personas adultas mayores en Caluco asciende a $1.2 millones, que forma parte del Componente de Capital Humano de CSR, en el cual también se brinda capacitación en temas de crecimiento personal, participación comunitaria y gestión de riesgo.

9:00 a.m. Personal del FISDL recuerda a las familias sus corresponsabilidades y les invitan a realizar un buen uso del Bono y la Pensión.  También se informa sobre la inversión realizada en los últimos cuatro años. Desde junio de 2009, el Gobierno Central a través del FISDL ha invertido $5,1 millones en concepto de transferencia monetaria a familias y personas adultas mayores; y en infraestructura de agua potable, electrificación, caminos, puentes, educación, salud, asistencias técnicas, entre otros.

Además, el encargado de la Oficina de Información y Respuesta del FISDL explica los mecanismos de participación que están a disposición de la población participante de los programas y proyectos que el FISDL ejecuta en Caluco para que puedan solicitar información, realizar consultas o quejas sobre los servicios ofrecidos por la Institución.

9:30 a.m Reciben una visita inesperada. La Presidenta del FISDL fuera de cualquier protocolo se hace presente para poder conversar con las familias y verificar las acciones que se ejecutan en el marco de las entregas de Bono y Pensión. Utiliza el micrófono para dirigirse a las familias y luego hace un recorrido para conversar personalmente con algunas madres de familia que esperan recibir su Bono. El objetivo de esta acción es recolectar opiniones de la población usuaria sobre el funcionamiento y oportunidades de mejora del programa.

10:30 a.m Pocas familias aún permanecen en el lugar. La jornada está a punto de finalizar. Las familias llevan consigo su Bono y renuevan su compromiso de asistir a capacitaciones, llevar a sus hijas e hijos a la escuela y asistir a controles de salud. Las personas adultas mayores, ya cuentan con su Pensión para comprar alimentos y/o medicamentos.

Tras cuatro años del Programa Comunidades Solidarias Rurales y su inversión en capital humano e infraestructura, la población de Caluco ha mejorado sustancialmente sus condiciones de vida. Cuentan con mejores escuelas, centros de salud, agua potable y electrificación. El avance en indicadores de cobertura es sustancial. Actualmente, el 85% de los hogares cuentan con servicio de agua potable y el 95% de la población tiene electricidad domiciliar. 

Con Comunidades Solidarias Rurales, el Gobierno de El Salvador está logrando el objetivo de enfocar la inversión en la población más pobre, para eliminar en ellas las principales restricciones que enfrentan para ejercer sus derechos humanos, reduciendo así su vulnerabilidad.

Última modificaciónViernes, 26 Abril 2013 23:14
Regreso al inicio

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje