Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Municipios de El Salvador conocen experiencia de Asocios Públicos- Privados en Siguatepeque, Honduras

17025913990_cbd5c3e5fe_z.jpg

Recorrer Honduras a través de su corazón -Tegucigalpa- es una experiencia enriquecedora y para reflexionar, y es que por más que intentemos hacer diferencias, somos muy parecidos. Nuestros Gobiernos nacionales y municipales están haciendo grandes esfuerzos desde sus condiciones para brindar a sus habitantes novedosas oportunidades para salir adelante. En el país vecino el camino inició hace algunos años y nuestro país se cautiva con la iniciativa de unidad de sectores para el crecimiento económico que Honduras ha alcanzado y que ahora es una muestra del éxito de los llamados Asocios Públicos-Privados. 

Para iniciar el recorrido hacia Siguatepeque, municipio que ahora es un ejemplo a nivel centroamericano en administración de mercados, una gasolinera ubicada en el camino da la bienvenida a Tegucigalpa, la cual luce bien arreglada, ordenada, con precios a la vista y el detalle de los ingredientes de cada una de las comidas que se comercian en ella, -organización- digamos, que es complementada por la atención de una mujer que no aparenta tener más de 28 años  y que recibe a cada cliente amablemente en la caja, quién desde el primer momento sabe que la delegación que les visita es salvadoreña, detalle que la hace esmerarse como con cualquier extranjero, en contar uno a uno y en voz alta los lempiras que devuelve, siendo su conteo un acto de “buena voluntad”. Esas dos cualidades -organización y buena voluntad- se han convertido en nuestra bienvenida a pueblo catracho y  fueron la clave para que en el pueblo que nos espera unos 110 kilómetros adelante, el desarrollo sea una realidad evidente para el Gobierno Local, mujeres y hombres microempresarias y lugareños.  Al recorrer ese centenar de kilómetros nos recibe un clima fresco, con poco viento, pero que en general es muy apacible, es una zona alta, con pinos y montaña que es donde se enclava la ciudad de Siguatepeque.

Siguatepeque significa en náhuat Cerro de las Mujeres, se ubica privilegiadamente entre dos de las principales ciudades de Honduras: Tegucigalpa y San Pedro Sula, y ya solo su ubicación le asigna una importancia en el desarrollo creciente de ese país, aunque hay otro detalle que hace que la ciudad se ubique en el ojo de muchas personas, instituciones u organizaciones… Siguatepeque es un modelo en la administración de mercados municipales a través de la unión del sector público y privado local. Y respondiendo a su nombre en náhuat, Siguatepeque tiene amplia participación de la mujer en puestos importantes. Alba Chávez, es una de ellas, es morena, elocuente y muy lista, tiene respuesta para todo; la demanda de respuesta del grupo de 24 salvadoreñas y salvadoreños que viajaron a conocer la experiencia de éxito de Alba y sus colegas en el municipio, no es para menos, ella conoce y tiene el control de todo lo que pasa en su mercado.  

Alba es la presidenta de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Vendedores Mercado Zonal San Juan, conocido por sus siglas “COOVEMESAJ”, quienes administran con éxito el establecimiento desde hace unos 16 años, y año con año han ido viendo el beneficio de su trabajo. “Me siento orgullosa de decirle que formo parte del comercio de este mercado. Todo lo que yo tengo lo tengo de este local y gracias a la Cooperativa que me ha dado múltiples beneficios tengo mi local, mi casa y todo lo que tengo”. Esa satisfacción que Alba deja clara en sus palabras, estimulan la reacción de las y los salvadoreños que asienten como quién comparte el orgullo de esos recintos bulliciosos -del ir y venir de un sinfín de personas desconocidas- que se convierten en su segundo hogar. La experiencia de los mercados de Siguatepeque, sin duda son un ejemplo del trabajo de miles de comerciantes que han visto transformado el desempeño de sus labores en ambientes más limpios, salubres e higiénicos y que es un reto que pone frente al alcalde, concejales y representantes de Municipalidades que han recorrido unos 470 kilómetros para conocer esta experiencia y que piensan, en un futuro próximo, pudiera ser replicada en El Salvador.

La visita de la delegación a pueblo hondureño, es la segunda realizada por personas microempresarias salvadoreñas como una iniciativa que FISDL lleva adelante en el marco de la ejecución del Convenio de Cooperación entre FISDL y el Fondo Multilateral de Inversiones –FOMIN- a través del Banco Interamericano de Desarrollo –BID- para la ejecución del Programa denominado “Implementación de Alianzas Público-Privadas –APP-” para la administración de mercados municipales. El Programa busca  promover la asociatividad, asistencias técnicas y capacitaciones para las micro y pequeñas empresas salvadoreñas, incluyendo temas como administración, costos, marco legal, planes de negocios, mercadeo y financiamiento, asimismo pretende sensibilizar en el tema a través de modelos exitosos de APP, conocer buenas prácticas en el tema para Diagnóstico de mejores prácticas y sensibilización para desarrollo del entorno favorable para APP en Mercados Minoristas.

La primera parada nos colocó frente a un estacionamiento señalizado y ordenado en el que se mezcla el bullicio de la gente que oferta sus productos, gente que coincide con más de algún conocido, gente que se aposta en plena calle simplemente para observar, otras personas que detienen sus vehículos para cargar o descargar mercadería y otros que cada jueves han llegado a formar parte de la Feria que se celebra ese día y los domingos en el municipio, feria que propicia una oportunidad para las personas que comercian frutas y verduras de la zona alta de Siguatepeque. Esto no es diferente a la situación que se vive en los mercados salvadoreños. Aunque algo en lo que si nos aventajan es que ya hace varios años por la voluntad del Gobierno Local de Siguatepeque, se entregó la administración de los tres principales mercados de la ciudad a los microempresarias y microempresarios locales, quienes con los fondos generados por el mismo mercado como es el caso de San Juan, han desarrollado una serie de mejoras internas y externas en el proceso de dignificar las condiciones de los ambientes de trabajo para miles de comerciantes, acciones de quién es parte de una familia y busca el bienestar general.

Esta, una antesala para visualizar cómo la organización y buena voluntad de las personas que forman parte de la directiva y de las y los locatarios (propietarios de locales) del mercado San Juan y San Pablo han rendido sus frutos hasta colocarlos como ejemplos a nivel regional en la administración de mercados. Y esa fama de la que Alba y sus colegas gozan es gracias a las múltiples victorias que como organización han conseguido, como lo explica Elizabeth Hernández, directiva del mercado San Pablo donde unas 212 personas locatarias comercian “Se fue viendo la necesidad de estar organizados porque habían muchas cosas o necesidades prontas a solucionar y en la Municipalidad costaba más porque eso lo llevan a sesiones para saber si lo aprueban o no y lleva más tiempo, a raíz de eso se vio la necesidad de estar organizados”. 

Esa idea es reforzada por Alba, quién afirma que para la administración eficiente del mercado hay que “estar de mutuo acuerdo, ver las necesidades que hay dentro de todo. Este es un inmueble que necesitamos todos, trabajamos todos aquí. La comunicación es bien importante para que funcione una organización bien”. Y el reflejo de esa afirmación deriva en mejores condiciones que es lo que Johana Vásquez busca, ella es una mujer lugareña de fácil hablar  “A mí me gusta ir y visito bastante el mercado (San Juan) porque hay bastante seguridad  y es bien higiénico, uno va a comprar con más confianza y los días de la feria uno compra más barato. Esto está trayendo beneficios a la zona rural que son los campesinos que traen las verduras a la ciudad y eso trae bastante afluencia a Siguatepeque porque son muy cómodas la verduras y flores”. 

Esa comodidad que le brindan a Johana, las instalaciones y el comercio que se desarrolla en el mercado San Juan, es una de las condiciones que Alba y sus colegas continúan fortaleciendo y que les hace mérito para que su contraparte municipal les reconozca con respeto “Estamos en democracia, las conquistas se van para los gremios, se demuestra la participación ciudadana, se demuestra que queremos vivir en paz y el desarrollo de nuestro municipio” asegura Juan Carlos Morales, alcalde de Siguatepeque, mientras que concluye “Ellos le quitan un peso de encima a la Municipalidad, es algo que puede ser auto-sostenible. Estamos descentralizando, articulando esfuerzos y saliendo adelante. Directa e indirectamente ganamos todos y estamos apostándole al desarrollo apoyando a la inversión”.

Juan Carlos es un alcalde joven y conoce desde sus entrañas la situación que Alba y sus colegas han atravesado para ganar el lugar que tienen. Él mismo se desempeñó como vendedor ambulante durante algunos años, asimismo participó en su momento en la elaboración de los contratos de comodato entre la Municipalidad y las personas administradoras de los mercados en Siguatepeque. Y desde su posición de alcalde, renovó el préstamo de las instalaciones de los mercados San Juan, San Pablo y el Rapidito –los tres mercados concesionados- a los comerciantes para su uso y beneficio.  Aunque el trabajo del alcalde no se limita a estos aspectos, su visión de joven alcalde no termina allí y él mismo lo cuenta “Estamos pensando en otro mercado pero ya lo estamos haciendo público-privado, en el cual nosotros damos el inmueble como municipalidad, los comerciantes podrán vender y hay una contraparte que es la de la plata (dinero)”. Seguramente ese nuevo mercado se sumará a replicar su ejemplo a las y los vecinos centroamericanos que están en el camino hacia los asocios públicos-privados y que no han logrado detonar ese proyecto.

El camino recorrido por Siguatepeque en el hermano país de Honduras, es una experiencia que El Salvador ha conocido a través de 47 personas, gracias al apoyo financiero de FISDL y el FOMIN-BID. Durante 2014, dos grupos de personas microempresarias tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano la experiencia en Siguatepeque visitando los mercados de San Juan y San Pablo. El primer grupo de 23 salvadoreñas y salvadoreños visitaron el municipio a mediados del año, mientras el grupo más reciente, un total 24 referentes municipales, microempresarios y un alcalde provenientes de los municipios de Olocuilta, El Rosario -La Paz-, Mejicanos y San Salvador, llegaron hasta la ciudad que conecta Tegucigalpa y San Pedro Sula para conocer la experiencia exitosa en administración de mercados. 

La experiencia del último grupo que visitó tierras hondureñas fue gratificante, y lo denotaba su interés durante su recorrido por dos de los principales mercados -San Juan y San Pablo-, donde no dudaron en preguntar, conversar sobre sus experiencias en los mercados municipales salvadoreños, aunque lo más importante es que al regresar a su país –su actitud denota que no verán con iguales ojos la posibilidad de ser ellas y ellos mismos los que algún día logren administrar los mercados de sus municipios o igual o similar éxito que Alba y sus colegas. Así sus palabras se mezclan entre la esperanza y la voluntad para alcanzar lo que por ahora es su ideal “Nos llevamos una imagen de cómo podemos cambiar nuestros mercados. Nosotros decidimos que nos vamos a organizar y vamos a echar a andar este proyecto. Llevamos la meta que vamos a sacar adelante” aseguran los miembros de un grupo proveniente de Mejicanos, quienes no ocultan la admiración por la labor que Alba y sus colegas han desarrollado, a quiénes se suman algunas otras personas que entre agradecimientos y palabras de aliento, plantean las bondades que sus municipios obtendrían de incluirse en esta modalidad de administración de mercados. 

Y una persona que va más allá y al despedirse de Honduras deja un mensaje que atesorar, es el alcalde de El Rosario, Julio Diego Arévalo, quién acertadamente al referirse a la visita a Siguatepeque afirmó “Creo que es una experiencia muy interesante porque nos ha permitido conocer con hechos un sistema de administración  por medio de los asocios públicos privados. Por lo que he visto, me voy convencido que sería la mejor manera de administrar los mercados municipales en El Salvador a futuro, porque he conocido de todo el empeño, responsabilidad y ventajas que tienen los mismos comerciantes cuando son ellos los que administran los mercados” asegura con contundencia. El Alcalde que es un hombre de estatura promedio y su hablar denota mucha experiencia, evidencia que el municipio que preside, puede alcanzar esos dos aspectos que hicieron que Alba y sus colegas tuvieran el éxito que tienen –organización y buena voluntad-, que entre un mercado municipal recién remodelado y microempresarios que conocieron esta misma experiencia en administración de mercados, su camino se ve más prometedor de alcanzar un desarrollo sostenible donde la participación sean el pilar para sentar las bases de su futuro.

El Gobierno de El Salvador con una visión a futuro junto a socios estratégicos como el BID, brinda a las salvadoreñas y salvadoreños la oportunidad de ser protagonistas de su desarrollo, fortaleciendo sus relaciones, generando sinergias y encaminándose con buena voluntad, participación, organización y compromiso, hacia un buen vivir.

Última modificaciónLunes, 20 Abril 2015 10:27
Regreso al inicio

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje