Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

“Quiero aprender todo lo que pueda de aquí. Yo quiero tener conocimientos para optar a un empleo”

IMG_1446

Michell es una joven de 20 años de edad y la menor de sus hermanos, con quienes vive junto a su madre. Estudia tercer año de administración de empresas y aunque su vida ha sido dura, ve hacia el futuro con mucha esperanza y piensa que en un par de años su vida será diferente “Yo me veo en un negocio, poderlo hacer crecer, yo sé que tengo que empezar desde abajo pero poco a poco con la ayuda de Dios, pues quisiera llegar a tener mi propia empresa. Yo quisiera ofrecer servicios financieros”. 

A su corta edad, tiene que enfrentar algunas dificultades que lejos de desanimarla la impulsan a luchar a diario para lograr sus metas “Mi mamá no trabaja porque es hipertensa y padece del corazón. Mi papá me da USD$30 dólares mensuales, cubro la mitad de la cuota. Ya después cuando entré aquí me ayudaron con el dinero de INJUVE”, asegura satisfecha de recibir los USD$ 100 mensuales en apoyo al desarrollo de su pasantía para financiar su transporte y alimentación, y que además, le ayuda a costear sus estudios. Antes de entrar a #JóvenesConTodo, Michell cubría parte de sus estudios y necesidades con la beca obtenida en la Alcaldía del municipio de Delgado.

Las limitaciones para Michell no terminan allí, afirma que no participa en actividades de la universidad que le demanden un gasto adicional a su cuota mensual ya que por el momento no puede pagarlas “Seminarios y otras cosas que me piden no las pago. En cada materia a veces hay seminarios, tenemos que dar USDD$15 dólares por materia para pagar un seminario pero eso no los pago yo. Trato de sacar buenas notas en todas las unidades para que me baje en esa y no me afecte en las otras unidades”. Esta es una realidad difícil de escuchar y asimilar, aunque para ella se convierte en un reto a vencer. 

Asimismo, consciente de la situación que enfrenta dice “Yo siento que hago mucho esfuerzo porque por ejemplo nos dejan folletos para leer, de libros, entonces no más me dicen yo voy a prestarlo porque a veces se terminan entonces si se terminan yo ya no voy a poder leer el libro. Voy a la biblioteca de la universidad y allí me los prestan, algunos libros y los otros le pido ayuda a compañeros, pero no compro libros, bueno en todo este tiempo nunca he comprado ningún libro por lo mismo. Trato de hacerme de muchos amigos, a veces han pasado ya esa materia y yo les digo préstame el libro y yo te lo regreso después”, asegura mientras sonríe con satisfacción por sus logros.

Esas dificultades que enfrenta Michell en su camino para formarse como una profesional de la administración, desde ahora se contrastan con la esperanza de obtener lo que tanto ha deseado a través de la oportunidad de realizar su pasantía laboral en el FISDL “Yo me siento muy agradecida porque me están permitiendo que conozca más sobre mi carrera, que no me quede solo con lo que me enseñan en la universidad, que me permitan aprender a como desempeñarme ya en un empleo, esas son mis bases ya para cuando tenga un empleo. Esto me cuenta en el currículum”, asegura agradecida.

La fortaleza de Michell es admirable y sus palabras seguras al expresar lo que está logrando, aunque en ellas hay una realidad que entristece a cualquiera que la escucha, pero que para ella se convierte en una forma de valorar lo que tanto le cuesta y para cumplir muy pronto con su sueño de ser una administradora de empresas y una exitosa empresaria en el futuro “Me cuesta un poco, quisiera poderme pagar la universidad. Quisiera poder ayudarle a mi mamá porque ella no puede trabajar, yo sé que si ella pudiera me ayudara para la universidad. Yo quisiera seguir estudiando pero me cuesta” asegura mientras su voz se entrecorta.

Después de respirar profundamente, continua reflexionando sobre la oportunidad que tiene de capacitarse y utilizar sus habilidades durante los 3 meses que estará en el FISDL y asegura “A mí me ayuda bastante y no me esperaba esto pero ahora que lo tengo yo pienso aprovecharlo. No me lo esperaba y ya con USD$100 dólares ya es una gran ayuda para mí. Vale la pena porque aparte de que yo estoy aprendiendo bastante me están ayudando para seguir con la cuota de la universidad”, afirma con la claridad que una vez concluya su pasantía deberá buscar de nuevo la beca municipal porque asegura “No quisiera dejar de estudiar”.

Michell, es una de la tres pasantes del FISDL y de las miles de personas jóvenes en El Salvador que necesitan esa oportunidad que les estimule a creer en sus propias capacidades y habilidades, algo que el Gobierno de El Salvador con el programa #JóvenesConTodo está realizando, pero además permite que la juventud salvadoreña reflexione y esté consciente que los sacrificios siempre traerán buenos frutos, y así como Michell, les permita decir sin dudas ni titubeos “Me siento muy orgullosa de mí” y de lo que con su sacrificio y con el apoyo de las personas que han creído en ella, está logrando.

Regreso al inicio

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje