Logo
Imprima esta página

Un empleo para Esperanza

Esperanza

Miércoles, 21 de septiembre de 2011. Cada  primero de mayo, las principales calles del Gran San Salvador, se ven inundadas con miles de personas pertenecientes a organizaciones sociales. Unas piden  justicia, otras reivindicaciones de los derechos laborales y algunos un día más de vacación.

Sin embargo, un día como este, lleno de protestas;  el vientre de Rosa Castillo, traía al mundo a Esperanza, una joven revolucionaria de la danza;  también,  atiborrada de afecto y pasión por la niñez apopense.

Hoy, esta fémina, tiene ya dos décadas de existencia, ha pasado por una formación media sobresaliente y por muchas necesidades económicas que envuelve a más de la mitad de la juventud salvadoreña que recién terminan su educación media y no pueden encontrar empleo.

Sin embargo, la perseverancia de Esperanza, ha cosechado sus primeros frutos. Ella formó parte del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso – PATI, impulsado por el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) y la Alcaldía Municipal de Apopa, donde su buen desempeño le permitió estar en las filas de uno de los mejores grupos de danza moderna y folclórica de la zona.

Apopa es uno de estos municipios que han aprovechado el Programa para acercar beneficios a las comunidades más vulnerables. En la primera fase, han participado 233 personas y ha significado una inversión de US $ 154,800.00, incluyendo gastos administrativos de la Municipalidad. Todo, con fuente de financiamiento del Banco Mundial.

El Programa consiste en la participación en  proyectos comunitarios diseñados por las Municipalidades, éstos responden a las necesidades y apuestas de cada territorio.  Donde Esperanza, durante los seis meses que duró la fase, recibió un apoyo económico mensual de $100.



Sueños por cumplir

“En el PATI participé en arte y cultura, anduve por diferentes escuelas y  cantones, ayudando a niños y niñas para que puedan superar sus problemas o para que puedan salir de ellos a través del baile”, comenta, Esperanza Madelyn Roque Castillo.

Aunque sus habilidades danzarinas le han permitido sensibilizar a la niñez de los centros escolares de su querido Apopa, uno de sus grandes sueños es llegar a ser una chef, “de las mejores del país”, como dice ella.

Sueño que está a punto de cumplir, gracias a  la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID),  que en el marco de la estrategia de salida del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso-PATI, ha ejecutado el programa de pasantías y/o inserción laboral denominado “Jóvenes Comprometidos, yo hago la diferencia”, en el que participó y fue capacitada junto a 31 jóvenes más, en Atención al Cliente, Contabilidad y levantamiento de presupuestos.

“Me siento contenta, porque fui calificada para optar a una pasantía como cajera y gracias a ésta,  ya  tengo empleo en uno de los supermercados más prestigiosos del país y  si Dios me lo permite, conseguiré arreglar las goteras de mi casa y especializarme en gastronomía. Porque pienso seguir estudiando, desde luego…para chef”, sostiene con seguridad, esta fémina revolucionaria, que no le permitió  llegar a su madre al hospital. Nació en su casa y fue atendida por una partera.

Este trabajo sinérgico entre las instituciones estatales, empresa privada y el apoyo del pueblo de los Estados Unidos, a través de USAID y Banco Mundial, han permitido abrir una oportunidad de obtener una experiencia laboral a jóvenes y/o mujeres jefas de hogar que estaban en el olvido en El Salvador.

Esperanza y sus 31 amigas(os) se graduaron, este 21 de septiembre con honores,  formaron parte de este ciclo de formación y empleabilidad, quienes son un claro ejemplo de superación, perseverancia y entrega por el desarrollo de la niñez  más necesitada del país.

Última modificaciónJueves, 11 Octubre 2012 10:38
Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local - FISDL © Gobierno de El Salvador