Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Pequeñas acciones, grandes transformaciones

header_gira-mejoramiento

El Enfoque Mejoramiento de Vida se ha convertido en un medio para mover voluntades y propiciar la acción para el cambio en decenas de familias de quince municipios que participan en el proyecto Fortalecimiento de Capacidades para la gestión y ejecución de programas sociales con enfoque de Mejoramiento de Vida, diseñado y ejecutado por el FISDL.

El Proyecto se desarrolla desde hace 18 meses y se encuentra en temporada de cosecha. El fruto que durante este tiempo las personas, las familias y las municipalidades sembraron y han cuidado, ya dan señales de haber madurado, por lo que se están compartiendo las experiencias de cambio, que son palpables al escuchar los testimonios de personas que ahora se reconocen a sí mismas y a su entorno de una forma distinta, con potencialidades para transformar su vida hacia la dignidad que implica el amor y respeto por sí misma, su familia, su comunidad y su país.

El proceso

El diseño del Proyecto implica la intervención a nivel familiar, comunitario y municipal, por lo que se desarrolla de forma descentralizada, transfiriendo recursos a las comunas para el funcionamiento y la contratación de personal de promoción social que son sometidos a un proceso sicosocial de capacitación en el que conocen el Enfoque y fortalecen técnicas para el trabajo comunitario.

Es preciso aclarar que como parte del Proyecto no se entrega insumos o apoyos monetarios, sino que las personas participan de forma voluntaria en Círculos de Encuentro Comunitarios en los que comparten temas relacionados a la salud, vivienda saludable, seguridad alimentaria, convivencia familiar y economía familiar, lo que se complementa con las visitas que realiza el personal de promoción para dar seguimiento a las familias.

“Hay que aprender a vivir”.

Recientemente una delegación de Costa Rica conformada por representantes del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y de la Alcaldía de Orotina visitó los municipios de Apastepeque, Torola, Gualococti y Chilanga, donde varias familias que pese a su condición de vulnerabilidad social y económica, mostraron la mejor cara de la sociedad salvadoreña. Mujeres, hombres, familias enteras reconociéndose capaces e identificando el camino para tener una vida mejor. 

Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos..
Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Marta Andrade, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
El grupo de extranjeros se mostró impactado. Lo que conocían de El Salvador a través de libros y noticias, era algo muy distinto a lo que se expusieron al sumergirse en las profundidades de las zonas rurales de San Vicente y Morazán. 

El grupo estuvo conformado por Felipe Anguedas Gamboa, viceministro de Agricultura y Ganadería; Anabelle Benavides Moraga, coordinadora de la Región Pacífico Central; Margot Montero Juárez, alcaldesa del municipio de Orotina; y Jeffrey Valerio Castro, planificador institucional, Alcaldía de Orotina. 

En Apastepeque, Marta Andrade abrió las puertas de su casa para mostrar su trabajo en agricultura orgánica y reciclaje. “Reuniéndonos en el grupo tenemos buenas ideas. Todos aportamos un poquito… más lo que ellos nos explican, ya uno va haciendo las cosas. Le ayudan a uno para que se le desarrollen ideas. Tal vez uno tiene las ideas escondidas, pero no las saca…”

Al ser consultada sobre sus sueños Marta sonríe, no vacila. Ella habla con propiedad de su plan: “El espacio aquí es reducido, pero la idea que tenemos es alquilar un espacio para hacer un vivero más grande. Porque hemos visto que sí da, porque es una entradita de dinero. Hay que esforzarse uno por tratar de salir a delante y ya con uno más grande, tal vez mejorar nuestra forma de vivir”.

Carmen Membreño, también reside en Apastepeque, según sus palabras, el desorden en su casa y la intolerancia predominaba en su relación con su familia y vecinos. Ahora manifiesta un cambio importante en su estado de ánimo, por lo que se considera mejor madre y mejor persona.

Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos..
Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Carmen Membreño, Apastepeque. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
“Yo me sentía muy deprimida… estas capacitaciones nos ayuda a reflexionar y a sentirnos alegres. Por mi parte he aprendido mucho. Asear mucho nuestras viviendas, barrerlas. Aunque sea una champita que se esté cayendo pero si usted la tiene aseadita, la champita se le ve bonita, se siente como aire para respirar, en cambio si usted la tiene sucia se ve muy fea”.

Con un rostro afable Carmen comparte anécdotas sobre un pasado no muy lejano, que la mantenía distante de las personas: “En los cantones se da una cosa, que uno se trauma, que me falta esto, me falta allá y uno cree que solo con ser violento o agresivo para hablar puede hacer las cosas. Era una mujer amargada hasta con mis hijos. He aprendido que uno no tiene que ser amargado... Hay que aprender a vivir. Si algo malo está pasando hay que ver en qué uno disimula un poco, ponerse a barrer o hacer algo, hasta cantando y aquello va pasando. Hay que tratar la manera de cambiar y se puede, porque yo lo he hecho”.

Torola, ubicado en Morazán, según el Mapa Nacional de Pobreza Extrema es el municipio más pobre del país. Su población fue duramente afectada por el conflicto armado en la década de los ochenta; sin embargo, al escuchar a las familias de la comunidad La Ceiba, se percibe un tejido social consolidado, familias con visión de futuro y esto ha sido terreno fértil para la implementación del proyecto Mejoramiento de Vida; personas como Glenda Iglesias destaca la convivencia familiar que ha conformado en su hogar y el embellecimiento de su casa a partir de la jardinería.

Glenda Iglesias, Torola. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Glenda Iglesias, Torola. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos..
Glenda Iglesias, Torola. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Glenda Iglesias, Torola. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Glenda Iglesias, Torola. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
Glenda Iglesias, Torola. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
“Hay paz en nuestros hogares. Se siente una tranquilidad y es tan bonito para vivir. Esto es un logro de la familia…siempre les digo a mis hijos, el ser feliz no es andar dinero en la bolsa, no es tener un buen teléfono, el mejor aparato, el mejor tele, es tener paz, eso es ser feliz en la vida… A veces uno dice que puede vivir en un rancho y cómo voy a salir de esto? Lo que me impactó a mí es conocer los recursos que uno tenía en su hogar, el jardín, los animalitos, esos son nuestros recursos… Nosotros venimos de una niñez muy triste, pero yo siempre he dicho y lo recalco, lo que a mí me hicieron no se lo voy a hacer a mis hijos, mis hijos tienen que ser diferentes, que ellos recuerden que yo estuve allí, que el papá estuvo allí, que como familia crecimos”.

Glenda también pone a la disposición una lección valiosa y es que el entorno reacciona a lo que cada quien entrega, comenzando por la actitud: “Con el consejo del Mejoramiento de Vida, tengo un jardín muy lindo. El jardín necesita amor. Yo pasé una crisis muy grande en mi familia y mi jardín se me arruinó. Yo empecé a llevar una vida diferente y el jardín empezó a florear”.

María Ángela Sánchez, Chilanga. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
María Ángela Sánchez, Chilanga. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos..
María Ángela Sánchez, Chilanga. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
María Ángela Sánchez, Chilanga. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
María Ángela Sánchez, Chilanga. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
María Ángela Sánchez, Chilanga. Licencia CC 4.0. Si se usa debe mencionar los créditos respectivos.
En Chilanga, María Ángela Sánchez que como partera atendió la llegada al mundo de Ofracio Sánchez el promotor del Proyecto que le visita en su hogar, destaca nos solo lo aprendido sino lo que ella también ha podido compartir con su círculo: “Es bonito conocer cómo puede uno ir mejorando, cómo puede trabajar para ir superándose, viendo que las cositas que no están buenas en el hogar, las puede ir arreglando. Yo sé de sembrar plantitas medicinales para poder hacer medicinas vegetales y en el grupito que tenemos hicimos una pomada. He querido enseñarles a mis compañeras porque en mi vida ese ha sido mi lema de enseñar lo que yo he aprendido”. 

De esta forma, los cambios comienzan a suceder a partir de que las familias, así como las y los promotores, trabajan en su autoconocimiento y generación de lazos de confianza para valorar y respetarse a sí mismos y actuar sobre las circunstancias que les rodean. Además, son el reflejo del deseo de la población salvadoreña de mejorar sus condiciones de vida a partir de la autogestión de su progreso, capaces de vivir en paz, ya no solo como un anhelo sino como una realidad que se vive en los hogares salvadoreños.

Leer más...

Se dinamiza el desarrollo en Cabañas

gira-gladis-de-serpas-comunidad

Penetrar la realidad, explorarla, analizarla e interpretarla para actuar sobre ésta, es la estrategia de la presidenta del FISDL, Gladys de Serpas, para realizar una inversión eficiente y transparente, que responda a las necesidades más palpables en los territorios.

El pasado viernes se llevó a cabo una gira por los municipios de Cinquera, Victoria e Ilobasco, en el departamento de Cabañas, donde la Funcionaria acompañada del equipo técnico que trabaja en la zona, intercambió impresiones con las comunidades sobre los proyectos que se desarrollan y sostuvo encuentros con los respectivos gobernantes municipales.

La primera parada se realizó en Cinquera, un agradable clima dio la bienvenida. Los rayos del sol tímidamente se colaban entre las ramas del histórico parque central, que conserva vestigios del conflicto armado, expuestos de forma ornamental, para recordar a propios y visitantes, la riqueza histórica del lugar. 

En las calles aledañas al parque, puede observarse el proyecto de Adecuación de Espacios Públicos para personas adultas mayores, que consiste en rampas que facilitan el acceso y que tuvo un costo de $6,930.00, financiado por el FISDL en el marco del Programa Nuestros Mayores Derechos.

La alcaldesa Trine Eugenia Rivera Abrego, sostuvo una audiencia en su despacho, donde expuso la necesidad de mejorar las instalaciones del Centro Escolar de Cinquera, principalmente porque su deteriorada infraestructura pone en riesgo a la población estudiantil. La ocasión fue aprovechada para visitar dicha escuela y fue constatado el deprimente estado de la misma. Afortunadamente, la realidad de este Centro Escolar puede ser diferente, pues existe factibilidad de financiamiento para 2015. La Municipalidad deberá continuar  el proceso de revisión de la carpeta técnica, superar observaciones a la brevedad posible para iniciar ejecución próximo año.

El tiempo apremiaba y se continuó la gira rumbo al siguiente municipio, Victoria, donde la comunidad Rojitas y  el alcalde Juan Antonio Ramos esperaban a la Presidenta del FISDL para sostener una reunión en el marco de la ejecución del proyecto de introducción de agua potable, que tendrá un costo de $ 365,913.04, para beneficiar a 540 personas. Líderes y lideresas realizaron sus preguntas y expusieron sus dudas.

El proyecto, financiado por el Programa de Agua y Saneamiento Rural,  se encuentra en suspensión administrativa, debido a que la topografía y estratigrafía del terreno donde se ubica la fuente de agua dificultó la construcción de los muros de protección y caja enterrada de succión;  la entrada de la época lluviosa, complicó aún más el panorama. A raíz de esto, el FISDL, ha contratado el diseño de una carpeta técnica para construir obras de protección adecuadas, que no estaban contempladas en el diseño original y que permitan a la comunidad Rojitas finalmente tener acceso al agua potable. 

La comunidad se mostró complacida por la disposición del FISDL de solventar los inconvenientes presentados. Por su parte, Gladys de Serpas les aseguró que institucionalmente se realizarán todas las gestiones para que las familias reciban su proyecto y mejoren sus condiciones de vida.

Posteriormente, el equipo técnico del FISDL se trasladó al Edificio Municipal de Victoria, donde se sostuvo reunión con Don Juan Ramos, quien entregó formalmente una solicitud de distintos proyectos para favorecer el desarrollo de su municipio. 

La tarde avanzaba y era necesario movilizarse a Ilobasco, específicamente a los caseríos Jocote, Calera, Los Rivas, Matazano y La Milagrosa, donde se encuentra en ejecución el proyecto para la introducción de agua potable, a ejecutarse con financiamiento del Programa de Agua y Saneamiento Rural.

En el atrio de la parroquia se encontraba la Directiva para intercambiar impresiones con la Presidenta del FISDL y su equipo técnico. La comunidad se mostró satisfecha con el avance de la obra y con el impacto que ésta tiene en la dinámica local, ya que se generan fuentes de trabajo, tanto de mano de obra en la construcción, como en la alimentación para el personal que labora en el proyecto. Los últimos rayos del sol sorteaban la campiña ilobasquense para iluminar el recorrido y realizar la verificación de la instalación de tubería, así como la construcción de letrinas. 

De esa esa forma, finalizaba un día de trabajo, en el que se constató el empoderamiento de las comunidades; mujeres y hombres que participan activamente en el progreso de sus familias, que creen que un futuro mejor es posible y que trabajan en coordinación con sus gobernantes locales y el Gobierno central para construir unidos un El Salvador más justo y próspero.

Leer más...
Suscríbase a este Feed RSS

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje