Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

“Quiero aprender todo lo que pueda de aquí. Yo quiero tener conocimientos para optar a un empleo”

IMG_1446

Michell es una joven de 20 años de edad y la menor de sus hermanos, con quienes vive junto a su madre. Estudia tercer año de administración de empresas y aunque su vida ha sido dura, ve hacia el futuro con mucha esperanza y piensa que en un par de años su vida será diferente “Yo me veo en un negocio, poderlo hacer crecer, yo sé que tengo que empezar desde abajo pero poco a poco con la ayuda de Dios, pues quisiera llegar a tener mi propia empresa. Yo quisiera ofrecer servicios financieros”. 

A su corta edad, tiene que enfrentar algunas dificultades que lejos de desanimarla la impulsan a luchar a diario para lograr sus metas “Mi mamá no trabaja porque es hipertensa y padece del corazón. Mi papá me da USD$30 dólares mensuales, cubro la mitad de la cuota. Ya después cuando entré aquí me ayudaron con el dinero de INJUVE”, asegura satisfecha de recibir los USD$ 100 mensuales en apoyo al desarrollo de su pasantía para financiar su transporte y alimentación, y que además, le ayuda a costear sus estudios. Antes de entrar a #JóvenesConTodo, Michell cubría parte de sus estudios y necesidades con la beca obtenida en la Alcaldía del municipio de Delgado.

Las limitaciones para Michell no terminan allí, afirma que no participa en actividades de la universidad que le demanden un gasto adicional a su cuota mensual ya que por el momento no puede pagarlas “Seminarios y otras cosas que me piden no las pago. En cada materia a veces hay seminarios, tenemos que dar USDD$15 dólares por materia para pagar un seminario pero eso no los pago yo. Trato de sacar buenas notas en todas las unidades para que me baje en esa y no me afecte en las otras unidades”. Esta es una realidad difícil de escuchar y asimilar, aunque para ella se convierte en un reto a vencer. 

Asimismo, consciente de la situación que enfrenta dice “Yo siento que hago mucho esfuerzo porque por ejemplo nos dejan folletos para leer, de libros, entonces no más me dicen yo voy a prestarlo porque a veces se terminan entonces si se terminan yo ya no voy a poder leer el libro. Voy a la biblioteca de la universidad y allí me los prestan, algunos libros y los otros le pido ayuda a compañeros, pero no compro libros, bueno en todo este tiempo nunca he comprado ningún libro por lo mismo. Trato de hacerme de muchos amigos, a veces han pasado ya esa materia y yo les digo préstame el libro y yo te lo regreso después”, asegura mientras sonríe con satisfacción por sus logros.

Esas dificultades que enfrenta Michell en su camino para formarse como una profesional de la administración, desde ahora se contrastan con la esperanza de obtener lo que tanto ha deseado a través de la oportunidad de realizar su pasantía laboral en el FISDL “Yo me siento muy agradecida porque me están permitiendo que conozca más sobre mi carrera, que no me quede solo con lo que me enseñan en la universidad, que me permitan aprender a como desempeñarme ya en un empleo, esas son mis bases ya para cuando tenga un empleo. Esto me cuenta en el currículum”, asegura agradecida.

La fortaleza de Michell es admirable y sus palabras seguras al expresar lo que está logrando, aunque en ellas hay una realidad que entristece a cualquiera que la escucha, pero que para ella se convierte en una forma de valorar lo que tanto le cuesta y para cumplir muy pronto con su sueño de ser una administradora de empresas y una exitosa empresaria en el futuro “Me cuesta un poco, quisiera poderme pagar la universidad. Quisiera poder ayudarle a mi mamá porque ella no puede trabajar, yo sé que si ella pudiera me ayudara para la universidad. Yo quisiera seguir estudiando pero me cuesta” asegura mientras su voz se entrecorta.

Después de respirar profundamente, continua reflexionando sobre la oportunidad que tiene de capacitarse y utilizar sus habilidades durante los 3 meses que estará en el FISDL y asegura “A mí me ayuda bastante y no me esperaba esto pero ahora que lo tengo yo pienso aprovecharlo. No me lo esperaba y ya con USD$100 dólares ya es una gran ayuda para mí. Vale la pena porque aparte de que yo estoy aprendiendo bastante me están ayudando para seguir con la cuota de la universidad”, afirma con la claridad que una vez concluya su pasantía deberá buscar de nuevo la beca municipal porque asegura “No quisiera dejar de estudiar”.

Michell, es una de la tres pasantes del FISDL y de las miles de personas jóvenes en El Salvador que necesitan esa oportunidad que les estimule a creer en sus propias capacidades y habilidades, algo que el Gobierno de El Salvador con el programa #JóvenesConTodo está realizando, pero además permite que la juventud salvadoreña reflexione y esté consciente que los sacrificios siempre traerán buenos frutos, y así como Michell, les permita decir sin dudas ni titubeos “Me siento muy orgullosa de mí” y de lo que con su sacrificio y con el apoyo de las personas que han creído en ella, está logrando.

Leer más...

“Esta oportunidad jamás pensé que viniera en mi vida. Gracias por darnos este apoyo para nosotras que no tenemos ninguna experiencia”

IMG_1448

Elizabeth es una joven de 26 años, madre de un niño y una niña, y emprendedora comerciante que estudia tercer año de Administración de Empresas en la Universidad de El Salvador –UES-. Ha recibido capacitaciones dentro de las pasantías laborales que impulsa el INJUVE como parte del programa presidencial #JóvenesConTodo. “Nos dieron un mes de capacitación de cómo ser adentro de una empresa, cómo interactuar, de personalidad, autoestima, nos enseñaron sobre emprendedurismo”, asegura. 

Ella, así como las otras jóvenes que laboran en el FISDL, recibe durante los tres meses de pasantía laboral un aporte económico con fondos del Gobierno de El Salvador a través del INJUVE correspondiente a US$ 100 dólares mensuales, destinados a costear principalmente sus gastos de transporte y alimentación, aunque para Elizabeth significan además, la posibilidad de solventar algunas de las necesidades de su pequeña hija de un año y de su hijo de 8 años de edad.

Un apoyo adicional que Elizabeth recibe para la educación de su hijo que estudia segundo grado son dos programas que desarrolla el Gobierno central para la comunidad educativa de los centros de estudios públicos del país “Eso viene a contribuir porque dan paquetes escolares, uniformes, zapatos. Ahora se gasta lo mínimo, solo lo que en verdad se necesita comprar. Ahora los niños ya no tienen excusa de no ir a estudiar, cuando yo estudiaba si los papás no trabajaban muchos niños no estudiaban”, afirma mientras se muestra agradecida por lo que se le brinda.

El apoyo institucional que recibe se vuelve importante para su futuro “Hay mucha gente que no cree en lo que da el Gobierno y dice: hay eso no sirve, o dice, para qué esperar tanto y yo digo que esperar siempre trae algo bueno y aquí está mi bendición”, asegura con alegría de contar con este apoyo que buscó por mucho tiempo y que ahora es una realidad “Yo lo que necesitaba era un empuje para entrar a lo laboral y aquí nos están dando ese apoyo porque cuando he buscado trabajo me piden años de experiencia y estudiando no se puede, así que para mí esto ha sido verdaderamente fabuloso”.

Elizabeth, quien vive con sus padres, hermanos, su hija e hijo, ha encontrado durante los fines de semana una forma de ganarse la vida y solventar algunas necesidades de su familia a través de la venta de platillos típicos en la colonia donde habita, a lo cual ahora le suma la posibilidad de mejorar sus condiciones en el futuro con un trabajo formal “La experiencia que voy a tener aquí en el FIS nadie más me lo va a poder dar, yo al tener las cosas que me van a brindar voy a ser una herramienta perfecta en cualquier empresa”, asegura consciente de la ventaja de realizar la pasantía laboral en la Institución. 

“Esta oportunidad me alegra mucho, nunca pensé venir a quedar aquí al FISDL. Aquí me tratan bien, me ponen a trabajar y me explican bien. Esta oportunidad jamás pensé que viniera en mi vida. Ahora puedo decir que ya voy a tener una experiencia, voy a ingresar mi currículo en alguna empresa y espero con Dios que ya sea aceptada. Gracias por darnos este apoyo para nosotras que no tenemos ninguna experiencia”, manifiesta Elizabeth.

Forjarse un futuro mejor es la meta que Elizabeth se ha trazado para ella y su familia por lo que asegura “Yo ando buscando que a ellos no les falta nada de aquí en adelante, tanto a mis hijos como a mis papás”, consciente que la pasantía laboral en el FISDL es una de las muchas oportunidades que se le presentarán en la vida y de las cuales deberá sacar el máximo provecho, y por el momento reflexiona que “Este es el apoyo que yo necesitaba”. 

Leer más...

“Nosotros somos el futuro del país y si no nos dan la oportunidad vamos a seguir igual”

IMG_1477

Mónica es una joven estudiante universitaria de 20 años, quien para costear parte de sus estudios en Administración de Empresas con énfasis en computación es una emprendedora comerciante; además, Mónica es una de la tres jóvenes pasantes que laboran en el FISDL como parte del programa de Pasantías Laborales que desarrolla el Instituto Nacional de la Juventud –INJUVE- en el marco del programa presidencial #JóvenesConTodo, quienes durante 3 meses se capacitarán como parte de esta oportunidad para mejorar su futuro. 

“Mis papás trabajan pero el sueldo no mucho les alcanza” afirma. Esta realidad también implica para Mónica un sacrificio adicional porque consciente de las necesidades de su familia, decidió adentrarse en un emprendimiento. “Mis papás no me pueden costear todo los estudios, yo ayudo en parte vendiendo maquillaje. Gracias a las habilidades que tengo con el área de ventas, de allí saco mi parte para pagar la Universidad”, afirma con seguridad, mientras sonríe satisfecha de su aporte para forjarse como una exitosa administradora. 

Los sacrificios que Mónica realiza para foguearse profesionalmente y adquirir la mayor experiencia posible implican más que invertir 4 horas en la pasantía laboral que desarrolla en el FISDL, pues también le corresponde asumir la responsabilidad con sus hermanas menores, al invertir tiempo en ir a recogerlas al centro de estudios donde asisten, realizar tareas del hogar y asistir a clases en la universidad los días que corresponde, acciones que en su conjunto demanda un gran esfuerzo de esta joven en relación a otras jóvenes de su edad.

Mónica se siente satisfecha de las actividades que realiza en la Institución porque está clara que con su trabajo contribuye a mejorar las condiciones de vida de la población. “Yo me siento bien porque indirectamente les estoy ayudando a ellos para que se puedan cumplir esos programas y le llegue a beneficiar a todas esas familias que lo necesitan” afirma, mientras se muestra agradecida por la oportunidad que le han dado como fruto de la unión de esfuerzos de la alcaldía del municipio de Delgado, el INJUVE y el FISDL. 

Para ella, la oportunidad que la Institución le brinda es valiosa, por lo que asegura: “Gracias a Dios que FISDL es una de las instituciones que se abrieron para darnos la oportunidad. Nosotros somos el futuro del país y si no nos dan la oportunidad vamos a seguir igual. Esto es lo que le falta al país, que nos den oportunidades para poder expresarnos y dar todo lo que tenemos, porque somos capaces”, expresa con la mirada puesta en un futuro que ahora se vuelve más prometedor. 

Leer más...

FISDL apoya el desarrollo laboral de participantes del programa presidencial Jóvenes con Todo

pasantes_o

El FISDL se ha sumado al esfuerzo del Gobierno central para brindar más y mejores oportunidades a la juventud salvadoreña apoyando las pasantías laborales promovidas por INJUVE para participantes del programa presidencial Jóvenes con Todo. En el FISDL creemos en las capacidades y habilidades de la población y estamos conscientes de la necesidad de construir un país de oportunidades, basado en la justicia, equidad e inclusión.  

Elizabeth, Michell y Mónica son jóvenes salvadoreñas, cada una con sus propias características y su propio Ser, lo que las hace tener muchas diferencias; no obstante la vida les ha permitido contar con una coincidencia principal: la oportunidad para forjarse un mejor futuro personal y laboral, a través de la experiencia que están adquiriendo en el FISDL gracias al programa de Pasantías Laborales que desarrolla el Instituto Nacional de la Juventud –INJUVE- con el apoyo de diferentes instituciones públicas y privadas en el marco del programa presidencial JóvenES con Todo. 

Para ellas, esta oportunidad es lo que habían esperado y que por diversas circunstancias no les había sido posible obtener. Ahora, INJUVE las ha apoyado inicialmente con capacitaciones durante un mes en el módulo de habilidades y competencias para la vida y el trabajo, que de acuerdo a ellas, las ha preparado para enfrentarse a una nueva y gratificante experiencia laboral y al mismo tiempo, les ha apoyado económicamente para solventar sus necesidades básicas, entre ellas, pagar sus estudios.

Las jóvenes mujeres cumplen cada día en el FISDL con una media jornada que se prolongará por 3 meses y que desde ya les brinda las herramientas necesarias para consolidar los conocimientos teóricos que han adquirido en las respectivas universidades donde cursan la mitad de su carrera universitaria en Administración de Empresas, y para lo cual, adquirir experiencia laboral se convierte en la posibilidad de obtener un mejor puesto de trabajo en un futuro cercano.

Hablar con ellas resulta fácil aunque sus vidas han sido difíciles en la búsqueda de oportunidades que hasta hoy les resultaban muy lejanas o casi nulas. Mientras conversamos, todas sonríen y se ven complacidas con la oportunidad de ser parte de un equipo de trabajo de personas con muchos años de experiencia, que las ha acogido con solidaridad para apoyar su aprendizaje y conscientes que la labor pública demanda contribuir con oportunidades para quienes más lo necesitan. 

Para Mónica, una joven estudiante universitaria de 20 años y emprendedora, la oportunidad brindada en el FISDL es valiosa, y asegura “Gracias a Dios que FISDL es una de las instituciones que se abrieron para darnos la oportunidad. Nosotros somos el futuro del país y si no nos dan la oportunidad vamos a seguir igual. Esto es lo que le falta al país que nos den oportunidades para poder expresarnos y dar todo lo que tenemos, porque somos capaces”. 

“Esta oportunidad me alegra mucho, nunca pensé venir a quedar aquí al FISDL. Aquí me tratan bien, me ponen a trabajar y me explican bien. Esta oportunidad jamás pensé que viniera en mi vida. Gracias por darnos este apoyo para nosotras que no tenemos ninguna experiencia”, manifiesta Elizabeth, joven con 26 años de vida, madre de un niño y una niña, y emprendedora comerciante de comida típica los fines de semana.

Michell de 20 años y la menor de tres hermanos, estudia tercer año de su carrera universitaria y aunque su vida ha sido dura, ve hacia el futuro con mucha esperanza mientras afirma “Quiero aprender todo lo que pueda de aquí. Yo quiero tener conocimientos para optar a un empleo. Quisiera poderme pagar la universidad, quisiera poder ayudarle a mi mamá porque no puede trabajar. No me esperaba esto, ahora que lo tengo espero aprovecharlo”.

Las tres jóvenes imaginan un mejor futuro y de mejores condiciones para ellas y sus familias, que seguramente llegarán luego de capacitarse y adquirir experiencia laboral, lo que no hubiera sido posible sin la visión del Gobierno de El Salvador y los esfuerzos del FISDL, el INJUVE, el Ministerio de Trabajo –MINTRAB- y los Gobiernos locales involucrados, quienes están sumando esfuerzos para brindar oportunidades a la juventud salvadoreña con un enfoque de derechos e inclusión.

Leer más...
Suscríbase a este Feed RSS

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje