Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Apaneca

  • Categoría: Ahuachapan
  • Visitas: 9073
Departamento: Ahuachapan. Título de Ciudad:  27 de Abril de 1893.

Topónimo: Significa literalmente "viento en forma de corriente", o sea, "chiflón". Las voces constitutivas del referido nombre indiano son: apan, río, corriente de; y ejecat, viento.

Ubicación: 13°51'34.41"N, 89°48'10.85"W. googlemapsGoogle maps.  googleearth Google Earth

 

 

 


Orígenes y Etimología

Apaneca es la población salvadoreña situada a mayor altura, pues ocupa una pintoresca altiplanicie comprendida entre el voluminoso cerro de su mismo nombre o Chichicastepeque y los volcanes apagados de La Lagunita o Ahuachapán y de La Laguna Verde, a 1.477 m. sobre el nivel del mar. En dicho paraje los vientos soplan con extraordinaria violencia en los meses de noviembre a marzo, encajonándose principalmente entre los dos volcanes apagados antes mencionados. Debido a esta circunstancia, los moradores precolombinos de la localidad tuvieron que edificar sus ranchos pajizos o xacales a una altura que poco excedía a la del hombre, pues de lo contrario, severa un antiguo cronista, "los derriba, los arranca y se los lleva el viento". Ese hecho meteorológico, el de ser afectada la aludida meseta por vientos huracanados, originó el nombre vernáculo del núcleo humano que allí fundaron los yaquis o pipiles hacia el undécimo o duodécimo siglo de la Era Cristiana, pues Apaneca y más correctamente Apanejecat significa literalmente "viento en forma de corriente", o sea, "chiflón". Las voces constitutivas del referido nombre indiano son: apan, río, corriente de; y ejecat, viento.


 

Época Colonial

 En 1550 tenía unos 500 habitantes. El oidor licenciado don Diego García de Palacio en carta de relación al Rey de España Felipe II, de 8 de marzo de 1576, dice lo siguiente de esta población: "De los dichos Izalcos se va subiendo tres leguas hasta un lugar que se llama Apaneca, tan fresco y aun frío que es el extremo de los lugares dichos; cójense en él granadas, membrillos, manzanas, duraznos, trigo y las demás cosas que a estas partes han venido de esos Vuestros Reinos (de España)". En el "Repartimiento de Pueblos a la Religión de S. Francisco" llevada a cabo en Guatemala el 15 de octubre de 1577 por el presidente de la Real Audiencia doctor Pedro de Villalobos y el padre provincial de la Orden de San Francisco fray Antonio de Tobar, aparece el pueblo de Apaneca colocado bajo el cuidado de los monjes seráficos del convento o guardianía de Sonsonate. El viernes 4 de julio de 1586, después de pasar por Salcoatitán el padre comisario fray Alonso Ponce, "llegó a otro bonito pueblo de los mismos indios (pipiles) y Obispado (de Guatemala), y de la misma guardianía (de Sonsonate) llamado Apanega (Apaneca), donde se le hizo muy solemne recibimiento y mucha caridad, que es gente muy devota. Aquellas tres leguas que hay desde Zonzonate a Apanega son todas cuesta arriba, y estaban a la sazón los caminos tan malos, llenos de pozas y barranquillas hechas de la demasiada agua que las dos noches pasadas había llovido, que con grandísimo trabajo, y aun peligro, se podían andar; iban las bestias dando traspiés, y haciendo cruzados, y muchas veces se detenían porque les parecía que no había por donde pasar, según estaba el camino. Pero el Señor proveyó en esta necesidad, como en otras, de su misericordia, y todas se pasaron y ninguno peligró ni se hizo mal ninguno. En lo más alto de aquella cuesta, de lo que se camina, está el sobredicho pueblo de Apanega en un llano que allí hay, cercado casi por todas partes de muchos cerros, que aunque es tierra fría por estar tan alta tiene tal temple que se dan en ella duraznos, naranjas, anonas, guayabas y aguacates, y otras frutas de tierra caliente". El sábado 5 de julio de 1586 partió el padre comisario fray Alonso Ponce del pueblo de Apaneca, "de día claro", rumbo al pueblo de Ataco. En un voluminoso informe suscrito el 8 de junio de 1689 por los frailes Francisco de Zuaza y Francisco Vásquez, aparece que el pueblo de San Andrés Apanhecat era cabecera de doctrina. "La situación de este pueblo -dice- es de tierra alta y escombrada, de temperamento frío, cinco leguas distante de la villa (de la Santísima Trinidad de Sonsonate) todo de subida; bate mucho el aire a la continua, tiene muchas siembras de trigo y de maíz de que se proveen muchos pueblos vecinos que no le tienen por estar en tierra baja y caliente. Tiene dicho pueblo trescientas y noventa personas de confesión, entre hombres y mujeres, y doce personas ladinas, entre mestizos y mulatos. Tienen árboles frutales, y es gente briosa y que se trata decentemente en el vestir". Según consta en los autos de visita del señor arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, en 1770 Apaneca era cabecera de la parroquia de su mismo nombre, la cual tenía como anejos a los pueblos de Juayúa y Salcoatitán. Dicho curato era servido entonces por el presbítero Francisco Xavier de Herrera y por el coadjutor presbítero Miguel Castrellón. Hablando de Apaneca dice que está situado en "una corta llanura rodeada de cerros muy elevados" y agrega más adelante que "en él reina el viento norte tan desenfrenadamente, que las casas no tienen más alto que algo más de la estatura de un hombre, porque las derriva, arranca y se las lleva el viento, cuya violencia naturalmente consiste en la situación del pueblo, por estar tan cerrado y correr violentamente por algunas aberturas de los cerros". En ese año la población de Apaneca estaba representada por 164 familias indígenas con 668 personas y 77 familias de ladinos con 338 miembros. "El idioma materno y que hablan entre sí los indios –dice monseñor Cortés y Larraz-es el mexicano pipil, (náhuat) aunque dice el cura no necesitarse para la administración, porque todos entienden el castellano". "Hay un maestro de escuela, viejo y sordo -dijo el cura don Francisco Xavier de Herrera a Su Señoría Ilustrísima-, que mantiene algunos muchachos y que enseña a leer y la doctrina cristiana; pero que con decir viejo y sordo -agregó- ya se entiende que es de buena vida y costumbres". Durante toda la era colonial Apaneca fue pueblo de la provincia de los Izalcos o alcaldía mayor de Sonsonate. Sucesos posteriores Entró a formar parte del primitivo y dilatado departamento de Sonsonate el 12 de junio de 1824. Por Ley de 4 de julio de 1832 este municipio fue incluido en el área jurisdiccional del distrito. judicial de Ahuachapán. Por Ley de 29 de enero de 1859 se segregó del departamento de Sonsonate y se incorporó en el departamento de Santa Ana y distrito de Ahuachapán en 10 administrativo, pues ya lo estaba en lo judicial y electoral. El 5 de junio de 1859 fundó en Apaneca dos escuelas: una de niñas y otra de música, el activo gobernador político y militar del departamento de Santa Ana don Teodoro Moreno. En un informe municipal de Apaneca, de 2 de julio de 1859, aparece con 1,448 habitantes. De ese documento son los siguientes párrafos: "Su primitivo nombre es Apanegecat en lengua azteca, que significa río de viento, y efectivamente es exacta su etimología". "Apaneca ocupa el punto más alto de todas las poblaciones de la República y es un caserío de planta irregular: los vientos soplan con extraordinaria violencia en los meses de noviembre hasta marzo a causa de la garganta que por la parte Norte forma la cordillera mencionada. En el estío son frecuentes las tempestades". "El café principia a cultivarse, habiendo en almácigo cuarenta mil plantas, en plantío treinta y cinco mil, y seis mil en cosecha. El café de Apaneca (igual al de Ataco) es superior al de Costa Rica, y aun al más renombrado de las Antillas". "En la población se cuentan ocho casas de teja, trescientas cincuenta y ocho pajizas, una iglesia sin capilla, un convento y una casa, de escuela también de teja". "El número de niños que concurren a la escuela son 75 y el sueldo del preceptor doce pesos mensuales". "El espíritu de sus vecinos es altamente fraternal. En tiempos de labranza se auxilian por lo regular mutuamente sin interés pecuniario. Cuando el pobre labrador se halla atrazado, bien por dinero, bien por falta de brazos, lo avisa a sus compañeros, los que se reunen en el momento, y hacen en una hora la tarea de muchos días; esta reunión se llama palegüe". "Para suplir la falta de agua de la población se trata de bajar la de Lagunita, que dista 1,960 varas; y al efecto se han construido 74 varas y un hermoso estanque con reposadero". "Los vientos y la escasez de agua han impedido el aumento de la población y de la riqueza. Lo primero obliga a sus vecinos a reedificar sus habitaciones anualmente; lo segundo los obliga a comprar caro un elemento necesario para la vida". Por Acuerdo Ejecutivo de lo. de abril de 1864, aprobado por Decreto Legislativo de 18 de febrero de 1865, el pueblo de Apaneca se segregó del distrito de Ahuachapán y departamento de Santa Ana y se reincorporó en el distrito y departamento de Sonsonate. Por Decreto Ejecutivo de 26 de febrero de 1869 el pueblo de Apaneca se incorporó en el distrito de Atiquizaya y departamento de Ahuachapán segregándosele del distrito y departamento de Sonsonate. Por Ley de 31 de enero de 1870 el pueblo de Apaneca dejó en lo judicial de pertenecer al distrito de Sonsonate, pues se incorporó en el de Ahuachapán. Más tarde se incorporó al distrito judicial de Atiquizaya. Sangrienta batalla El 14 de abril de 1876 el pueblo referido fue ocupado por mil soldados guatemaltecos. Al mismo tiempo, el general Francisco Menéndez ocupó la plaza de Ataco y se apoderó de "La Cumbre", lugar estratégico que corta las comunicaciones entre Apaneca, Atiquizaya y Chalchuapa. Por otra parte, los generales Andrés Van Severén y Estanislao Pérez ocuparon Juayúa con 1,200 hombres de tropa. De esta manera los invasores guatemaltecos fueron cercados en el pueblo de Apaneca, en cuyo recinto se libró, el día 16, una memorable acción de armas favorable para las fuerzas salvadoreñas. Esa derrota costó al enemigo la pérdida de sus bestias, parque y muchas armas, dejando fuera de combate a varios centenares de guatemaltecos. 

  

Otros sucesos

Por Decreto Legislativo de 21 de febrero de 1878 el pueblo de Apaneca se segregó del distrito judicial de Atiquizaya y se incorporó en el de Ahuachapán. En 1890 era ya pueblo del distrito de Ahuachapán en lo político-administrativo como en lo judicial y su población ascendía a 3,596 almas.

 

Título de Villa

Durante la administración del general Carlos Ezeta y por Decreto Legislativo de 27 de abril de 1893 se otorgó el título de villa al pueblo de Apaneca.


Hombres ilustres

Hijo de Apaneca es el coronel José Ascencio Menéndez, pundonoroso militar e integérrimo ciudadano.

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje