Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Chalatenango

Departamento: Chalatenango. Título de Ciudad: Dato no Disponible

Topónimo: Proviene de chal,. shal, arena; at, agua, río y tenango, valle. Significa, por lo tanto, "valle de aguas y arenas".

Ubicación: 14°2'27.00"N, 88°56'15.00"W. googlemapsGoogle mapsgoogleearth Google Earth

Orígenes y etimología

Esta población fue fundada en tiempos inmemoriales de la época precolombina por tribus lencas, pero a fines del siglo XV fue sometida por guerreros yaquis o pipiles procedentes de Cuzcatlán. Su nombre vernáculo es de origen náhuat y no poton, y proviene de chal,. shal, arena; at, agua, río y tenango, valle. Su etimología es, por lo tanto, "valle de aguas y arenas".

Época colonial

En 1550 Chalatenango tenía unos 600 habitantes. El alcalde mayor de San Salvador, don Manuel de Gálvez Corral, dice que en 1740 San Juan Chalatenango tenía unos 125 habitantes, pues contaba con 25 indios tributarios o jefes de familia. Agrega que "es muy caliente y saludable". En 1770, según el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, Chalatenango era cabecera del curato de su mismo nombre, que comprendía como anejos a los pueblos de Arcatao, Concepción Quezaltepeque y Techonchogo (hoy San Miguel de las Mercedes), más 56 haciendas con prósperos valles o aldeas. "Chalatenango -dice monseñor- está situado sobre un monte de peña y piedras con mal piso. A la parte del poniente se descubre bastante llanura; pero a los demás rumbos todo es montañas y cerros pegados al pueblo, principalmente hacia el oriente y norte, pues no hay sino un laberinto de montañas muy elevadas, unas sobre otras". El referido curato estaba a cargo del presbítero don Bernardo López, hombre ya anciano y baldado, que administraba la parroquia desde 1742. Se ayudaba de un coadjutor, el presbítero Lorenzo Armenteros, ministro laborioso y de buen juicio, quien actuaba como tal desde 1748. La población de Chalatenango en 1770 era de 325 indios repartidos en 73 familias y de 250 españoles y ladinos distribuidos en 39 familias. Totales: 575 personas y 112 familias. Informa también el señor arzobispo que todos los moradores del curato hablaban con exclusividad el idioma castellano y que en Chalatenango había una escuela donde un maestro español enseñaba a doce niños. Al crearse la Intendencia de San Salvador en 1786, Chalatenango se erigió en cabecera del partido de igual denominación, pero nunca se le nombró sub-delegado de la Real Hacienda. El geógrafo don Guillermo Dawson apunta que "Chalatenango era una población indígena mandada poblar de gente blanca en 1791, por el barón de Carardalet, Gobernador General del Reino (de Guatemala) en aquella época". Ello de noviembre de 1801 el corregidor intendente de San Salvador inauguró la "Feria de los Santos", que gozó de mucha nombradía en toda la América Central y fue la más importante del país en el siglo pasado por las grandes contrataciones de añil y de ganado que se hacían en tal ocasión. Según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, en . 1807 el partido de Chalatenango se gobernaba por alcaldes ordinarios que ejercían jurisdicción civil y ordinaria y contaba con receptoría de alcabalas, estafeta de correos y estancos de aguardiente. El referido partido comprendía 4 pueblos de indios, 20 aldeas de ladinos, 34 haciendas y 40 ranchos con 500 españoles, 10,829 ladinos y 1,822 indios. En lo religioso seguía siendo cabecera de curato, con los mismos pueblos anejos, teniendo como párroco al presbítero Francisco Xavier Martínez y como coadjutores a los presbíteros Luciano Alfaro y Alejo Coello.

Proceso de la Independencia

La población indígena y ladina de Chalatenango, así como algunos criollos, abrazaron con júbilo la causa del Benemérito Padre de la Patria Centroamericana presbítero doctor José Matías Delgado, y secundaron brillantemente el primer Grito de Independencia. No habiendo encontrado eco en la mayoría de los partidos el levantamiento glorioso de San Salvador, con fecha 18 de noviembre de 1811 los alcaldes ordinarios de Chalatenango don Dionisio Sáenz de Ungo y don José García Machón, asesorados por el cura párroco presbítero Francisco Xavier Martínez, manifestaron al capitán general don José de Bustamante y Guerra lo siguiente: "Esté seguro V. E. que aborrecemos y detestamos el modo de pensar y proceder de los novadores y agitadores de aquella desgraciada ciudad (de San Salvador), hallándonos resueltos, y lo mismo estos honrados vecinos españoles, a derramar nuestra sangre defendiendo la justa causa" . De nada sirvieron las persecuciones e intimidaciones subsiguientes, pues los chalatecos siguieron, luchando por el advenimiento de la emancipación política, en conexión con los próceres de la capital de la Intendencia. De esta suerte, su vecindario secundó el segundo movimiento autonomista efectuado en San Salvador la noche del 24 al 25 de enero de 1814. "El mismo pueblo -dice al capitán general el corregidor intendente don José María Peinado- que por la tarde se había manifestado devoto en una procesión de penitencia, al concluir ésta salió de su parroquia a conmoverse contra la autoridad y los españoles". Director de este movimiento independentista chalateco fue el alcalde indígena don Antonio Valle, quien fue capturado el 26 de enero de ese año por orden del intendente don José María Peinado y deportado al castillo de Omoa (Honduras). Allí murió víctima del paludismo. En octubre de 1816 los partidos de Chalatenango y Tejutla, con unos 12,500 habitantes, produjeron 1,500 zurrones de añil. Casi todos estos cosecheros eran pequeños propietarios y el montepío cobraba 4 pesos por zurrón.

Título de Villa

El antiguo geógrafo don Guillermo Dawson dice que Chalatenango "en 1847 obtuvo el título de villa". El doctor Santiago Ignacio Barberena y los demás autores nacionales siguen a Dawson en esta referencia histórica. Sin embargo, un historiador contemporáneo e intachable, don Alejandro Marure, dice en sus "Efemérides": "1831 (Febrero 16) .-Se concede al pueblo de Chalatenango, en el Estado del Salvador, el título de villa". Esta gracia fue otorgada a Chalatenango en reconocimiento a los importantes servicios prestados por su vecindario en el proceso de la independencia y en la contienda armada de 1827 a 1829 que culminó con el restablecimiento del orden constitucional en Centroamérica. Sucesos posteriores Chalatenango perteneció al departamento de San Salvador del 12 de junio de 1824 al 22 de mayo de 1835. En enero de 1832, enero de 1833 y mayo de 1834, se produjeron en esta villa varias revueltas provocadas por el cura párroco presbítero don Felipe Vides, implacable enemigo de las reformas liberales iniciadas por el general Francisco Morazán. En enero de 1842 acaeció en esta villa otra revolución. Esta iba dirigida contra la administración del licenciado Juan Lindo y provocada por los abusos de la misma y arbitrariedades cometidas contra los miembros de la Asamblea, del Senado y de la Corte Superior de Justicia. En julio de 1842 los vecinos de Chalatenango se pronunciaron en favor de la causa del expresidente federal general Francisco Morazán. El general hondureño Manuel Quijano ocupó la plaza de Chalatenango el 25 de agosto de 1845, después de la derrota que ese día le infligió en Monterredondo el general salvadoreño Indalecio Cordero. A consecuencia de una fiebre perniciosa, murió en Chalatenango el 10 de mayo de 1851 el general Francisco Ferrera, ex-presidente de Honduras. Ferrera fue un opositor sistemático de la administración liberal del general Francisco Morazán, quien lo derrotó en las memorables batallas de Espíritu Santo y San Pedro Perulapán (1839). Chalatenango perteneció al departamento de Cuzcatlán desde el 22 de mayo de 1835 hasta el 14 de febrero de 1855.

Cabecera departamental

 Los distritos de Chalatenango y Tejutla, separados del resto del país por la corriente impetuosa del río Lempa, se erigieron en departamento, con el nombre de Chalatenango, por Decreto Legislativo de 14 de febrero de 1855 expedido durante la administración del coronel don José María San Martín. Por esa misma ley, se erigió en cabecera departamental la villa de Chalatenango. El 13 de agosto de 1857, en la hacienda San Cristóbal, falleció víctima del cólera morbus el coronel don José María San Martín, expresidente del Estado. El 29 de agosto de 1863 Chalatenango fue atacada por el coronel Juan Ponce, con gente de Tejutla, a favor del capitán general Gerardo Barrios y en contra del licenciado Francisco Dueñas. La defensa chalateca corrió a cargo del gobernador y comandante don José María Parilla. Título de ciudad Durante la administración del licenciado don Francisco Dueñas y por Ley de 26 de enero de 1871, se otorgó a la villa de Chalatenango el título de ciudad. En abril del mismo año fue atacada la joven ciudad por el general José María Rivas, como parte del plan revolucionario acaudillado por el mariscal de campo don Santiago González y destinado a derrumbar la administración conservadora del licenciado Francisco Dueñas. La defensa de la plaza estuvo a cargo del gobernador y comandante don José María Parilla.

Últimos sucesos

En el mes de mayo de 1885 los generales Horacio Parker y Alejandro Orellana atacaron la plaza militar de Chalatenango, como parte del plan revolucionario acaudillado por el general Francisco Menéndez y destinado a derrocar la administración reeleccionista del doctor Rafael Zaldívar. Esta plaza fue defendida por el gobernador y comandante don Luciano Morales. El 14 de marzo de 1890 el general Manuel Rivas asaltó el cuartel chalateco defendido por el general Luis Parilla; pero se vio obligado a abandonarlo porque se aproximaban fuerzas gobiernistas del general Francisco Menéndez a las órdenes del coronel Próspero Aguilar. En 1890 tenía Chalatenango 5,980 habitantes alojados en los barrios llamados Concepción, Las Flores, La Habana y El Chile. "Sus principales edificios públicos -dice el geógrafo don Guillermo Dawsonson el cabildo, el hospital y la iglesia parroquial". A orillas del río Tamulasco, en el paraje denominado "Poza de las Chabelonas", fue fusilado el 9 de mayo de 1893 el honorable doctor Jesús Alvergue, consumándose así un asesinato más en la larga serie de crímenes políticos que acusó la administración del general Carlos Ezeta. El 19 de mayo de 1894 el general y doctor Luis Alonso Barahona atacó el cuartel de Chalatenango, como parte del plan revolucionario acaudillado por el general Rafael Antonio Gutiérrez y destinado a derrocar la administración de los Ezeta. La plaza fue defendida por el coronel Francisco Quintanilla. La jurisdicción municipal de Chalatenango se agrandó por Ley de 23 de abril de 1906, pues en tal fecha se le anexaron los valles de La Ceiba y La Laguna, que pertenecían al pueblo de Las Vueltas. Los municipios de Comalapa y La Laguna se segregaron del distrito de. Chalatenango y se incorporaron en el de Dulce Nombre de María, por Ley de 15 de julio de 1919. Por Decreto Legislativo de 10de junio de 1926 perdió el municipio de Chalatenango a favor del municipio de El Paraíso, los cantones de Valle Nuevo y Angostura. Por Ley de 29 de junio de 1932 se incorporó en el distrito de Chalatenango el pueblo de La Laguna. Por Ley de 8 de abril de 1943 se segregaron del municipio de Chalatenango, y se anexaron en el de Las Vueltas, los cantones La Ceiba, La Laguna y San José. El 30 de octubre de 1925 se inauguró en Chalatenango el campo de aviación "Alfonso Quiñónez Molina" y hubo un accidente aéreo que protagonizaron los aviadores Juan Ramón Munés y Herman Barón.

Hombres ilustres

Carlos Fajardo, que cooperó en las luchas por la independencia. El educacionista y hombre público don Luciano Morales. Los médico cirujanos doctores Jesús García y Francisco Guevara Cruz. Don José María Parilla, ex gobernador departamental y Vicepresidente de la República en 1871. El inspirado bardo Miguel Plácido Peña. Los juristas Belarmino U. Suárez, Félix Antonio Gómez, Francisco Martínez Suárez y Carlos Alberto Santos.

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje