Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

_
A+ A A-

Suchitoto

  • Categoría: Cuscatlán
  • Visitas: 9885

Departamento: Cuscatlán. Título de Ciudad: 15 de julio de 1858.

Topónimo: Significa "como pájaro-flor" o "lugar de pájaros y flores", pues las voces componentes del mismo son: súchit, shúshil, flor, y toto, tutut, pájaro.

Ubicación: 13°56'3.55"N, 89° 1'25.50"W. googlemapsGoogle maps googleearth Google Earth

 


 

  Orígenes y etimología

Suchitoto es población que data de los tiempos precolombinos y era ya, a la llegada de los rubios invasores de ultramar, uno de los núcleos yaquis o pipiles más densamente poblados del país. Su poético nombre, en idioma náhuat, significa "como pájaro-flor" o "lugar de pájaros y flores", pues las voces componentes del mismo son: súchit, shúshil, flor, y toto, tutut, pájaro. Algunos piensan que la etimología verdadera es "camino florido" o "Sendero de Flores" pues hacen derivar tal vocablo de súchit, shúshil, flor y, oti, ohti, camino Sin embargo, la primera etimología, ciudad "como pájaro-flor" o ciudad de "pájaros y flores", es la que se ha aceptado tradicionalmente y la única que responde al cuidadoso examen lingüístico, ya que, por una parte, no se ve muy claro la mutación del vocablo ohti, en oto,  y, por la otra, el antiguo cronista fray Bernardino Sahagún, dice: "Hay un ave que se llamó xoxhitototl (Suchitoto) que quiere decir "ave como flor"; tiene la garganta, el pecho y la barriga amarilla como flor muy amarilla, y en la cara unas vetas; la cabeza, las espaldas, la cola y las alas ametaladas de negro y blanco, y los pies negros". Suchitoto, pues, es la "ciudad de los pájaros-flor", la "ciudad de los xoxhitototl". Corre una versión tradicional en el sentido de que este pueblo ocupo primitivamente el valle de "Los Almendros", al Norte de su asiento actual, en donde aún se encuentran vestigios arqueológicos del precolombino núcleo aborigen. Ese paraje se llama, hoy día, "Pueblo Viejo", mas la tradición no indica la causa ni la época de esa mutación.


La Villa de San Salvador

De orden del Teniente de Gobernador y Capitán General don Jorge de Alvarado, el conquistador Diego de Alvarado refundo la villa de San Salvador en el valle de "La Bermuda", a 12 k al SSW del pueblo indígena de Suchitoto, ello de abril de 1528. En el trazo de la nueva población y reparto de los solares a sus vecinos, el fundador ocupo, según refiere el cronista fray Antonio de Remesal, quince días, agregando que la Iglesia Parroquial de la colonia fue puesta bajo la advocación de la Santísima Trinidad. Azarosa fue la' existencia de la segunda villa de San Salvador, por cuanto que sus pobladores tuvieron que enfrentar la obstinada resistencia de los pueblos indianos comarcanos, que palmo a palmo defendieron su libertad e independencia. Caído el peñol de Cinacatan, la paz parecía asegurada en los alrededores de la colonia de españoles; pero esto era sólo en apariencia. A fines de 1529 los pueblos ultralempinos se insurreccionaron y secundaron a los cuzcatlecos que, en el Sur, mantenían a raya la penetración española. Contra aquellos fue enviado el capitán Diego de Rojas, quien traspaso el ímpetu del río Lempa y sitio a los usulutecos. Pocos días después, el capitán Rojas fue capturado por una avanzada del capitán Martín Estete, feroz emisario de Pedrarias Dávila, gobernador de Tierra Firme, quien a las órdenes de 110 soldados de infantería y 90 de a caballo, más 4,000 indios auxiliares, había penetrado en el territorio  hoy salvadoreño, con el propósito de anexar a la Gobernación de Tierra- Firme (Nicaragua) toda la zona levantina de El Salvador actual. Envalentonado por la captura efectuada, Estete, en vez de fundar una colonia aquende el golfo de Fonseca, como se lo había ordenado Pedrarias Dávila, atravesó el río Lempa y con su lucido ejército acantono en las afueras de la villa de San Salvador. Luego intimó a sus autoridades y vecinos para que lo reconocieran como su teniente de gobernador y capitán general, lo que entrañaba el desconocimiento de la autoridad de los Alvarado. Los san salvadoreños negáronse rotundamente a tal propósito y desairado Estete, se trasladó hacia el Sur y en el pueblo de Pululapan (hoy San Martín, Depto. de San Salvador) fundó la Ciudad de los caballeros Los san salvadoreños, con refuerzos llegados de Guatemala, logra expulsar al intruso. En 1539, después de 15 años de dura resistencia, los españoles lograron someter a los cuzcatlecos A partir de entonces muchos vecinos de la villa se trasladaron al valle de las Hamacas o de Zalcuatitán y edificaron sus chozas y casas de adobe, ladrillo y teja en las vegas del río Acelhuate, entre esta corriente fluvial y la Cuesta del Palo Verde, constituyéndose en eseparaje el poblado denominado "La Aldea". Fue talla afluencia de san salvadoreños a La Aldea, que pocos años Mas tarde. La Bermuda sólo quedaban las autoridades y unos cuantos vecinos  Esto obligó a los miembros del ayuntamiento a solicitar, a la Real Audiencia de los Confines, la autorización correspondiente para mudar la colonia, lo que se les resolvió favorablemente en 1545.La Bermuda fue abandonada, y la vegetación no tardó en cubrir las calles de piedra y las casas abandonadas de los colonos.


Época colonial

En 1550 el pueblo de Suchitoto, después de un cuarto de siglo de guerras contaba con una población que oscilaba alrededor de 600 almas Su posición central en el país y su indiscutible jerarquía de "llave del Lempa", le valió el honor de ser cabecera de una de las más antiguas y extensas parroquias del obispado de Guatemala. El más antiguo de sus curas párrocos, de que se tiene noticias, fue don Valeriano del Valle, que administró de 1707 a 1720; pero antes de él la tradición menciona a un padre Febriano, pero sin precisar fecha. En 1739 pasó por Suchitoto, en visita pastoral, el arzobispo fray Pedro Pardo Figueroa. A este alto prelado solicitó el cura párroco,presbítero Tomás Pérez Castrellón, que se segregaran del curato los pueblos de Tejutla y Citalá, pues a causa de las frecuentes crecientes del río Lempa, en la estación de las lluvias, y a causa también de la distancia de la cabecera a los citados anejos, le era imposible administrar la parroquia en debida forma. Oídas y sopesadas tales razones, la solicitud se resolvió favorablemente. En 1740, según el alcalde mayor don Manuel de Gálvez Corral, en Santa Lucía Suchitoto sólo había 43 indios tributarios, lo que arroja una población de 215 almas. En 1770, el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz visitó este pueblo y encontró que su población era de 201 habitantes repartidos en 51 familias Y que, en lo eclesiástico, como cabecera de curato, ejercía jurisdicción sobre los pueblos anejos de Jutiapa y Tenancingo. Agrega el señor Arzobispo que, en la época de su visita canóniga, en jurisdicción de Suchitoto existía un poblado llamado "Palacio Encantado", al que le dedica las siguientes líneas: "No se pudo averiguar con qué motivo se dió a este sitio el nombre de Palacio Encantado; pero su situación es la siguiente: como a veinte leguas de Suchitoto se ve una gran montaña, muy elevada, cuya caída, al Norte, ,es el río Lempa; en esta caída al río se sabe que hay varias familias, pero se ignora cuántas sean. "Pregunté con particular cuidado, pero ninguno supo darme noticias; sólo el Coadjutor (don José Santa Cruz), que ha muchos años ("ha veinte años") administra en Suchitoto, me dijo: (que) había estado en dos ocasiones a administrar a dos enfermos, pero que no pudo hacerse cargo de las familias que había, que divisó como unos veinte sácales (ranchos), pero que son tantas y tales las quebraduras de la montaña, que nada anduvo y que por tanto no podía informarme". En 1786 el pueblo de Suchitoto ingresó en el partido de San Salvador. La primitiva iglesia de Suchitoto era de paja, pero a raíz de dos incendios que sufrió a fines del siglo XVIII, el cura párroco don José Márquez Rendón (1770-1794) logró, con el concurso piadoso de sus feligreses, cubrir el templo de teja y hacerle las portadas de calicanto. En 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, Suchitoto tenía 911 habitantes, repartidos étnicamente de la siguiente manera: 46 españoles, 491 indios y 374 ladinos. Al constituirse el departamento de San Salvador, por la Ley Constitucional de 12 de junio de 1824, Suchitoto quedó incorporado en esta nueva demarcación. administrativa del Estado de El Salvador.

 

Cabecera departamental

Siendo Jefe Supremo el general don Nicolás Espinosa creó, por Decreto Ejecutivo de 22 de mayo de 1835, el departamento de Cuzcatlán, constituido por los distritos o partidos de Suchitoto, Chalatenango, Tejutla, Opico, Cojutepeque y Olocuilta, señalándose como cabecera del nuevo departamento el pueblo de Suchitoto. Por esa misma Ley se constituyó el distrito de Suchitoto, con los siguientes municipios: Suchitoto, Paisnal, Guazapa, Guayabal (San José Guayabal) y San Luis Ahuacayo (hoy cantón).

 

Título de Villa

No se conserva ningún ejemplar impreso ni el original de la Ley por la cual Suchitoto fue elevado del rango de pueblo al de villa; pero este suceso ocurrió el 22 de marzo de 1836, siendo Jefe Supremo del Estado el prócer hondureño don Diego Vijil. "Suchitoto era un pueblo -dice el sabio presbítero y doctor don Isidro Menéndez y por decreto de 22 de marzo de 1836, se le dio el titulo de villa. Y, en un informe municipal de Suchitoto, de 1859, se dice: Villa "Posteriormente, en 22 de marzo de (1)836, se le otorgó el título de villa" La jurisdicción de su partido o distrito se vio aumentada por Ley de 30 de julio de 1836, pues en virtud de la misma se le anexo el municipio de Tenancingo, que pertenecía al partido de Cojutepeque. El 18 de septiembre de 1839 el general Francisco Morazán se encontraba en esta villa, con el objeto de impedir el paso del Lempa al invasor hondureño, general Francisco Ferrera. Mientras tanto, en San Salvador, se había insurreccionado uno de los cuarteles y controlaba la principal plaza del Estado el jefe rebelde Pedro León Velásquez, quien dispuso que el licenciado Pedro Zeledón y el coronel Tomás Alfaro se trasladaran a Suchitoto e intimaran al general Morazán, en el sentido de que si no capitulaba, procedería a ultimar en las cárceles de San Salvador a su esposa doña Josefa Lastiri, a su hijo natural Francisco y a su recién nacida Adela, como a otros de sus familiares. "Los rehenes que mis enemigos tienen -contesto Morazán- son para mí sagrados y hablan muy alto a mi corazón, pero soy Jefe del  Estado y debo atacar pasando sobre los cadáveres de mis hijos; mas no sobreviviré a tan terrible desgracia". Dada la espartana respuesta, el Héroe Nacional de Centro América Evacuo la plaza de Suchitoto y Ferrera entró en ella a las órdenes de En la madrugada del 19, Morazán atacó a San Salvador y la deserción de las filas de Velásquez fue tal, que pronto aquél se hizo dueño de la situación y entró en el cuartel rebelde. El jefe vencido, al enfrentarse con el vencedor, dijole: "General: Pude escapar con los que en esta madrugada desertaron de mis filas ante el tiroteo; pude haber dado muerte a los suyos, con anticipación a mi fuga; pude haberle dejado cadáveres de personas que le son muy queridas; y pude suicidarme después de consumado este crimen; pero he preferido sujetarme a las leyes de la guerra, sabedor de que, al quedar a su discreción sólo me resta traspasar los umbrales de la vida". Morazán perdonó la vida a Velásquez e inmediatamente retornó al encuentro del general Ferrera, a quien derrotó completamente en la gloriosa batalla de San Pedro Perulapán, el 25 de septiembre de 1839.


Sucesos posteriores

En el año de 1844 se edificó, a expensas de don Francisco Quiñónez, una iglesia pequeña consagrada a Jesús Nazareno. Por Ley de 13 de marzo de 1847, se erigió en pueblo el valle de San Nicolás Cinquera y se incorporó en el distrito de Suchitoto. La nueva Iglesia Parroquial se comenzó a edificar a fines de 1853 y la piedra angular de la misma fue colocada en el mes de febrero del año siguiente, encomendándose la ejecución de la obra a don Pío José Araujo, siendo cura párroco el presbítero don Andrés Aguilar; pero realmente el iniciador de esta obra como el de la construcción del primer Cementerio fue el hombre público don Cayetano Bosque.

 

Título de Ciudad

Considerando el gobierno que presidía el capitán general don Gerardo Barrios, que Suchitoto había "experimentado un desarrollo considerable en su población, edificios y elementos de riqueza agrícola y comercial, merced a la laboriosidad, buen sentido y notoria moralidad de sus habitantes", emitió el Decreto Ejecutivo de 15 de julio de 1858, que refrendo el Ministro General don Cayetano Bosque, por el cual se otorgó a la villa de Suchitoto el título de ciudad. Esta disposición del Ejecutivo salvadoreño fue sancionada por las Cámaras Legislativas, el 11 de febrero de 1859.


San Luis Ahuacayo

En el año de 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, Ahuacayo era una reducción muy prospera del partido de San Salvador, en la Intendencia de este mismo nombre, cuyo vecindario se componía de 7 españoles, 74 indios y 255 ladinos, o sea un total de 336 habitantes, situado en terreno muy fértil, particularmente para la crianza de ganado y cultivos de frutas y semillas, maíz y fríjoles. "Por reducciones -dice el mismo señor intendente- (se entiende) la reunión de gentes dispersas, vagas y sin domicilio ni arraigo anterior; por lo cual quedan, con arreglo a las Leyes. de Indias y Ordenanzas constituidas en pueblo, con señalamiento de ejidos, iglesia, justicias propias y obligación de cargos comunes y concejiles". En virtud de esas leyes y ordenanzas reales, la reducción de Ahuacayo se constituyó en pueblo, con el nombre de San Luis Ahuacayo, en los momentos mismos de las luchas emancipadoras (1811). El vocablo Ahuacayo, en idioma náhuat, significa "corazón de ahuacate", pues proviene de ahuacat, aguacate, y yo (yolo, yulo), corazón. La iglesia de este nuevo municipio, filial de la de Suchitoto, se edificó en los años de 1819 y 1820, con fondos legados por el señor Felipe Herrera y con el constante trabajo personal de los vecinos de esta población. Por ley del 22 de  mayo de 1835, San Luis Ahuacayo ingresó en el partido de suchitoto El pueblo mencionado se extinguió, quedando agregado como cantón de la jurisdicción de Suchitoto, por Ley de 8 de febrero de 1859, emitida por las Cámaras Legislativas durante la efímera administración de don José María Peralta.

 

Otros sucesos

En 1859 la ciudad de Suchitoto contaba con una población de 6,455 habitantes y entre sus vecinos figuraban 4 abogados y 6 médicos, un agrimensor, 4 pintores y un escultor, así como 53 músicos. "En el recinto de esta Ciudad -dice un informe municipal- se encuentran 265 casas de teja, de buena construcción y en algunas de ellas, no sólo se han consultado la seguridad y comodidades, sino también el gusto en cuanto lo permite el país. Fuera de este número hay un cabildo con sus correspondientes oficinas interiores, sus cárceles de hombres y mujeres con la debida separación unas de otras, y con sus potreros bastante cómodos para el desahogo de los reos en el mejor estado de seguridad; también tiene una campana de 115 libras para los usos de costumbre. Este edificio tiene treinta varas de longitud sobre pared maestra y con su corredor de azotea al exterior; tiene de valor poco más o menos 4,000 pesos; también hay otro edificio público que es la casa de escuela, bien construido sobre pared doble con tres balcones hacia la calle, decente y con la suficiente amplitud; se cuentan 308 casas de paja con corredores de teja, construidas sobre paredes de bahareque las más, y 347 enteramente pajizas, de la misma construcción, siendo por todas 922 casas fuera de las iglesias". Por Ley del 12 de noviembre de 1861, la ciudad de Suchitoto dejó de ser cabecera del departamento de Cuzcatlán, cediendo esta prerrogativa a la ciudad leal de Cojutepeque. A la sazón, el distrito de Suchitoto estaba integrado por los municipios de Suchitoto, Tenancingo, Guazapa, San José Guayabal y Cinquera; pero por Ley Ejecutiva de 29 de diciembre de 1864, emitida porel Presidente licenciado don Francisco Dueñas, se erigió nuevamente en pueblo el cantón de San Luis Ahuacayo, que se incorporó en su área jurisdiccional, lo mismo que el pueblo de El Paisnal, creado por Ley de 1° de abril de 1868. Por Ley de 10 de febrero de 1873, se segregó de su distrito el municipio de Cinquera, que se anexó al distrito de Ilobasco; y por Ley de 11 de febrero de 1878 perdió, a favor del distrito de Apopa, el pueblo de El Paisnal. En 1890 Suchitoto tenía 13,820 habitantes y la población estaba dividida, según don GuilIermo Dawson, "en cuatro barrios, llamados San José, Santa Lucía, El Calvario y Concepción. Sus calles, empedradas la mayor parte, son bastante rectas. Tiene dos iglesias, de las cuales la parroquia es una hermosa y sólida construcción. de mampostería. Sus otros edificios públicos son el cabildo, cárceles y casas de escuela. Hay muy buenas y amplias casas particulares". Por Ley de 11 de marzo de 1892, se segregó del distrito de Suchitoto el municipio de Tenancingo y se le incorporó el municipio de Oratorio de la inmaculada Concepción. De tal suerte, pues, que el distrito de Suchitoto quedó integrado así: Suchitoto, San José Guayabal, San Luis Ahuacayo y Oratorio de Concepción, y así permaneció hasta el 12 de mayo de 1901, fecha en que se emitió un Decreto Legislativo por el cual se extinguió, definitivamente, el penúltimo de los municipios mencionados: San Luis Ahuacayo. El 20 de abril de 1912, la jurisdicción de Suchitoto perdió a favor de la de Guazapa la hacienda de San Cristóbal.


Hombres ilustres

Suchitoto es cuna de los notables bardos lsaac Ruiz Araujo y Miguel Plácido Peña, muertos en la flor de la edad; del doctor Francisco G. De Machón, notable facultativo que fue Rector de la Universidad; del Dr. Tomás García Palomo, galeno de gran prestigio y hombre público; y de los doctores Alfonso Quiñónez Molina y Pío Romero Bosque e lng. Arturo Araujo, expresidentes de la República; del Dr. Manuel Gallardo, político de altos vuelos y eximio prosista, etc.

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje