Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

_
A+ A A-

San Jose Guayabal

  • Categoría: Cuscatlán
  • Visitas: 8521
 Departamento: Cuscatlán. Título de Ciudad: Dato no Disponible.

Topónimo: Dato no Disponible.

Ubicación: 13°50'37.21"N, 89° 5'48.62"W. googlemapsGoogle maps.  googleearth Google Earth

   Orígenes

En el siglo XVIII se constituyó, en jurisdicción del curato de Tonacatepeque, una aldea o valle denominado El Guayabal, por la abundancia de árboles de guayabo. En 1770, época de la visita pastoral del arzobispo monseñor Pedro Cortés y Larraz, este villorrio de ladinos tenía una población de 593 personas, repartidas en 93 familias, y era la aldea más importante de la comarca.  El cura párroco de Tonacatepeque, presbítero José Morales de Betancourth, señaló a su Señoría Ilustrísima "que los ladinos de valle del Guayabal, casi la mayor parte de ellos son poco o nada puntuales en la asistencia de la misa y doctrina cristiana"; y monseñor Cortés y Larraz, después de indicar que la información del cura referido ha sido suprimida casi toda, "por ser escrito muy difuso", comenta lo siguiente: "Con todo -dice- se deja ver un valle de ladinos (El Guayabal) a nueve leguas, y (al que se llega) por malos caminos, con alguna gente, que no puede vivir (sino) en varios desórdenes y con ignorancia de las verdades más esenciales del cristianismo, como también sin disposición para ser instruidos ni vivir como cristianos, porque en semejantes valles ni hay  templo, ni escuela, ni sujeción, ni gobierno, y cada cual vive a su antojo". En sus comentarios, el ilustrado arzobispo cree oportuno y conveniente precisar qué se entiende por valles y a qué se reducen éstos: "Se dicen valles -manifiesta-, por serlo(s) propiamente, a causa de que en ellos y solicitando que haya aguas abundantes, o al menos suficientes, se establecen varias familias de ladinos y hacen en ellos sus siembras y tienen algún ganado, pero muy poco y sólo para su uso. No sé con qué facultades hagan estos establecimientos; pero es muy de temer que no tengan algunas, ni para esto obtengan licencia". "En estos valles -agrega- suele vivir mucha gente, en unos más y en otros menos; las casas que se forman no tienen conexión ni unión unas con otras, de modo que no se ve figura de pueblos: aquí hay cuatro o seis; a un cuarto de legua hay otras tantas, etc., y con este motivo ocupan los valles mucho terreno. Hay valles que tienen seis leguas de longitud y dos o tres de latitud; hay otros que tienen menos; hay otros que tienen muchas más; y con esto, en unos hay más familias que en otros, pero generalmente en todos hay muchas, pues este Valle del Guayabal no se reputa por de nombre ni numeroso, y con todo tiene 93 familias con 593 personas". "Antes de continuar el asunto, me parece (necesario) prevenir: que (en) lo que respecta a los ladinos se dicen valles; en orden a los indios se llaman pajuides, hatos o  estanzueLas, bien que estos infelices no reparan (en) establecerse en cualquier territorio, bueno o malo, sea valle, sea monte, sea quebradura, sea como fuere; pero los ladinos eligen tierras buenas, en los valles, en donde podían formarse pueblos crecidos, útiles y hermosos". "En dichos valles (villorrios de ladinos, dice monseñor) no hay templo, ni capilla, ni ayuntamiento, ni alcalde, ni quién gobierne, y cada cual vive a su arbitrio y dueño despótico de sus acciones", agregando que, en algunos de estos poblados, por orden de la Real Audiencia se puso un alcalde pedáneo, que fue "remedio tan débil", dice, porque los ladinos inventaban mil maneras para sustraerse de su pobre autoridad y una de ellas era la de abandonar su poblado e irse a un valle inmediato que careciera de dicha autoridad. Finalmente, el arzobispo Cortés y Larraz propone como explicación y definición de lo que se debe entender por valle, la siguiente: "Pueblos derramados, sin la menor sujeción a Dios, a la Iglesia ni al Rey; sin otra ley que gobierne, que el gusto, antojo y capricho de cada uno".  "Y siendo el capricho y antojo de semejantes gentes sin educación y sin crianza --comenta-, cada cual deducirá la vida y  costumbres de los que viven en los valles".
 

Erección del Municipio

Un valle o caserío de ladinos tan floreciente como El Guayabal, sin ninguna sujeción a la autoridad real ni a la eclesiástica, no podía ni debía permanecer más tiempo, como apunta monseñor Cortés y Larraz, sujeta al gusto, antojo y capricho de cada uno de sus habitantes. Con el objeto de curar ese mal y agrupar en una sola población -crecida, útil y hermosa- a los vecinos de varias aldeas comarcanas, el corregidor intendente don José Ortiz de la Peña, comisionó al agrimensor real don Francisco José Vallejo para que trazara el plano de la nueva población. El señor Vallejo concluyó su trabajo el 13 de noviembre de 1786 y ese mismo día, en un ceremonia verdaderamente caballeresco, el señor Ortiz de la Peña, en nombre de Su Majestad, fundó solemnemente el pueblo de El Guayabal, con 200 familias (unas 1.000 almas) que residían en los valles de ladinos de El Guayabal, San José, Santa Inés y Montepeque, a quienes se les repartió los correspondientes solares. Ortiz de la Peña, el fundador de San José del Guayabal, era Abogado de los Reales Consejos, del gremio y claustro de la Universidad de Salamanca; en diciembre de 1777 había sido designado oidor de la Real Audiencia de Guatemala y el 29 de mayo de 1786 había tomado posesión del cargo de primer corregidor intendente de la Intendencia de San Salvador; su gestión administrativa se señaló como progresista. El nuevo pueblo, que se incorporó en el partido de San Salvador, progresó rápidamente, y en 1807, según apunta el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, contaba con una población de 1,150 habitantes, étnicamente repartidos así: 15 españoles, 120 indígenas y 1,415 ladinos. El año de 1815 se inauguró solemnemente la Iglesia de la localidad, aneja a la parroquia de Tonacatepeque, siendo su primer cura coadjutor el presbítero don José Tiburcio de Arrazola.


Época federal

El 14 de enero de 1823 hubo entre El Guayabal y Guazapa un reñido encuentro entre tropas republicanas salvadoreñas y las imperialistas mexicanas, sin resultados definitivos para ambos contendientes. Ingresó el12 de junio de 1824 en el departamento de San Salvador. El año de 1825 su Iglesia se convirtió en sede efímera de un curaton y se estrenó la Iglesia del Calvario. Por Ley del 22 de mayo de 1835, el pueblo de El Guayabal se segregó del distrito de San Salvador y se incorporó en el distrito de Suchitoto, entrando al mismo tiempo a pertenecer al departamento de Cuzcatlán, creado por dicha Ley.

  

Sucesos Posteriores

Por Acuerdo Legislativo de 5 de febrero de 1859, se obligó a la municipalidad de San Martín Perulapán a vender a la de El Guayabal diez caballerías de tierra, de sus ejidos, de las que estuvieren más próximas a esta población, a efecto de que los guayabalenses las ocuparan para fines agrícolas. En un informe municipal de El Guayabal, del año de 1859, se dice: "Este pueblo no tenía tierras antes de ahora, sino muy pocas de mala calidad; por eso sus vecinos han sido siempre terrajeros en las haciendas, principalmente en la de Montepeque; hasta este año que la Municipalidad ha comprado diez caballerías de tierra al común de indígenas de San Martín del Departamento de San Salvador, existentes al Sur del mismo pueblo (del) Guayabal. Se sabe que son labrantías y propias para el cultivo de granos de primera necesidad. Por la escasez de tierras que se ha dicho antes, han emigrado cosa de cincuenta familias a las jurisdicciones del mismo San Martín, Perulapía y Guazapa por la inclinación a los trabajos agrícolas". No obstante ese éxodo, en dicho año El Guayabal tenía 2,302 habitantes, alojados en 39 casas de teja, una que otra de regular construcción, y 264 de paja, haciendo un total de 303 casas. "La población -dice un informe municipal de aquel año- tiene once calles de doce varas de ancho, seis de Este a Oeste y cinco de Sur a Norte. Por la escasez de material principal no están empedradas sino dos por pequeños trechos. Por lo deseable del terreno se ha formado un barranco que atraviesa de Norte a Sur que toca en uno de los ángulos de la plaza; cuyos progresos no se han podido contener no obstante los esfuerzos de las autoridades y vecindario. Últimamente, se han construido tres calzadas; pero los temblores del mes de Junio del año próximo pasado (1858), han arruinado dos de ellas hasta sus cimientos". Su iglesia ya no era parroquial, pues dependía del curato de Tonacatepeque como en la antigüedad. En su jurisdicción primitiva, fuera de las diez caballerías recientemente compradas, tenía las aldeas o cantones de Piedra Labrada, Ramírez, Palo Grande, Llano Grande, Llano de los Meléndez, Llano de los Rodríguez y La Aldea, este último el asiento prístino del valle del Guayabal.

 

Título de Villa

Según don Guillermo Dawson, San José Guayabal "Obtuvo el título de villa en febrero de 1875" y el doctor Santiago I. Barberena, que frecuentemente copia de aquél, dice que "En 1875 obtuvo el título de Villa". En 1890 tenía 5,880 habitantes y era "notable -apunta Dawson por sus grandes cosechas de arroz". 1912, según Barberena, El Guayabal era "una población de bonito aspecto, con más de 500 casas de teja, los edificios públicos necesarios para la administración y una hermosa iglesia en vías de construcción" . "En la escuela de varones -agrega- se matricularon este año 95 alumnos, y en la de niñas, 90. Hay también escuela especial de música y escuela nocturna".

   

Hombres ilustres

En este pueblo nació el notable compositor y primer violín concertino de El Salvador, maestro Rafael Olmedo.

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje