Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

_
A+ A A-

Sacacoyo

  • Categoría: La Libertad
  • Visitas: 7729
Departamento: La Libertad. Título de Ciudad: Dato no Disponible. 

Topónimo: Significa "en el camino de coyoles y zacates", pues proviene de zacat, zacate, hierba; coyo, coyol o corazón de árbol, y o, ohti, camino.

Ubicación: 13°43'59.23"N, 89°28'18.60"W. googlemapsGoogle mapsgoogleearth Google Earth

 

 

 

  
Orígenes y etimología

La fundaci6n de esta comunidad se remonta a pretéritos y lejanos años de la época precolombina y fue llevada a cabo por tribus yaquis o pipiles. En idioma náhuat, Sacacoyo significa "en el camino de coyoles y zacates", pues proviene de zacat, zacate, hierba; coyo, coyol o corazón de árbol, y o, ohti, camino. El pueblo ocupa el plan que forma una loma muy hermosa llamada Mazacatepec o "cerro de cañas y venados", de mazat, venado; acat, caña, y tepec, cerro.

    

Época colonial

En 1550 tenía unos 300 habitantes. El alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, dice que en 1740 San Sim6n Sacacoyo apenas contaba con 12 indios tributarios (unos 60 habitantes). En 1770, según el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, este pueblo pertenecía en lo eclesiástico al curato de Opico y en él habitaban 56 personas distribuidas en 13 familias. Ingresó en 1786 en el partido de Opico. En 1807, según el corregidor intendente don. Antonio Gutiérrez y Ulloa, Sacacoyo era "Pueblo de indios... de muy corta población y sus jornaleros de las haciendas de añil".

    

Sucesos posteriores

Como municipio del distrito de Opico ingresó en el departamento de San Salvador, el 12 de junio de 1824. De 1835 (22 de mayo) a 1842 (5 de abril) fue municipio del mismo distrito, pero en el departamento de Cuzcatlán. A partir de esta última fecha entró a formar parte nuevamente del departamento de San Salvador. Por esta época se le llamaba Collito o Coyito, para diferenciarlo de Tepecoyo, su hermano gemelo. En un informe municipal de Sacacoyo, de 22 de noviembre de 1860, consta que su población era de 195 almas. "En cuanto a edificios  públicos -dice- posee su iglesia, una casa conventual y el cabildo, los cuales son cubiertos de teja. Las autoridades se forman de una municipalidad compuesta de un alcalde, un regidor y un síndico, un juez propietario de paz y un suplente". Ingresó como municipio en el distrito de Nueva San Salvador y del departamento de La Libertad, por Decreto Legislativo de 28 de enero de 1865, aun cuando, por olvido, no es citado como tal en el documento original. En 1890 tenía 1,870 habitantes. El 25 de abril de 1898 fue incorporado en el distrito judicial de Armenia.

   

Extinción del Municipio

Durante la administración de don Pedro José Escalón y por Decreto Legislativo de 12 de abril de 1905, se extinguió el pueblo de Sacacoyo y se anexó como cantón al municipio de Tepecoyo. Su última municipalidad entregó a la Corporación de Tepecoyo, por inventario, los archivos y mobiliario correspondiente, así como las existencias en dinero y en especies.

 

Reerecci6n del Municipio

Durante la administración del general don Fernando Figueroa y por Decreto Legislativo de 11 de mayo de 1907, se restituyó el título de pueblo al cantón de Sacacoyo. En virtud de esa Ley sus vecinos procedieron a elegir nuevamente autoridades municipales. Por la misma, también se dilató la antigua jurisdicción municipal de Sacacoyo, pues se le anexó el próspero cantón de Ateos, el que se segregó del municipio de Colón.

   

Ateos

El antiguo Ateos fue, en la época precolombina, una de las poblaciones yaquis o pipiles más importantes de El Salvador. En idioma náhuat, Ateos significa "dios de las aguas", pues proviene de at, agua, y teot, dios; divinidad. A este pueblo llegó don Pedro de Alvarado, en son de conquista, el 16 de junio de 1524, "y allí me enviaron los señores de Cuzcatlán -dice el capitán extremeño - sus mensajeros, para que diesen la obediencia a sus majestades y a decir que ellos querían ser sus vasallo s y ser buenos; y así le dieron aquí en su nombre, y yo los recibí pensando que no mentían como los otros". (11 Carta de Relación de Alvarado a Cortés). En 1550, la mitad del pueblo de Ateos fue dado en encomienda a uno de los vecinos de San Salvador y la otra mitad quedó en poder de la Real Corona. A la sazón, esta población tenía unos 900 habitantes repartidos en 180 familias. En viaje de San Salvador a Sonsonate, el padre comisario de la Orden de San Francisco fray Alonso Ponce, después de pasar por el estrecho callejón del Guarumal, llegó ello de julio de 1586 "a un bonito pueblo de los mismos indios (pipiles) y Obispado (de Guatemala), visita de clérigos, llamado Atempa-Ateos, legua y media de la salida del callejón. Junto a este pueblo hay otro de los mismos indios, Obispado y visita, y en el uno y en el otro que los llaman los Ateos, se hacen muy buenos chicuytles de caña; luego subió la barranca, la cual tenía muy malo, largo y penoso camino, y andada una legua larga dejó a la banda del Sur, cerquita del camino, otro pueblo llamado Zacacoxoyo (Sacacoyo)". En 1740, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, San Antonio Ateos tenía 28 indios tributarios o jefes de familia, es decir, unos 140 habitantes. A mediados del siglo XVIII era Ateos cabecera del extenso curato de igual denominación, que comprendía como anejos a los pueblos de Tamanique, Talnique, Comazahua, Chiltiupán, Teotepeque y Jicalapa. Próspero y floreciente, sufrió las consecuencias del copiosó temporal o diluvio de 1762, que lo destruyó casi por completo, como sucedió "a Petapa en Guatemala y a Santa Rosa de Lima en El Salvador. "El pueblo de Ateos se destruyó y arruinó -dice el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz- en los días 9 y 10 de octubre de 1762, como también el de Petapa y del mismo modo, pues fue por inundación de aguas; pero ¡cosa extraña! se ve (el pueblo) muy cerca del cerro que reventó y echó las aguas, y ciertamente más visos tiene (este cerro) de aridez, que de humedad, ni tampoco al presente (1770) sale agua de él. Después de la inundación el suelo del pueblo ha quedado con tanta humedad, que a un palmo que. se profundice salta la agua, y con esto ha quedado muy expuesto a enfermedades e inútil". En 1770, época de la visita pastoral del referido arzobispo, éste insinuó a los habitantes de Ateos, "que pues se hallaba el pueblo tan destruido y había de hacerse todo de nuevo, lo podían poner en otro sitio, que se halla como a una legua y parece muy a propósito". Sin embargo, comenta Cortés y Larraz, que aun cuando esto lo hubieran pensado con anterioridad los indios, no por su insinuación lo iban a trasladar al lugar propuesto, "y así allí acabarán -dice- los que han quedado". "Para los días que estuve (de visita en Ateos) -apunta- me hice hacer un xácal (rancho), para librarme de la humedad del modo que se pudo". Era entonces cura párroco de Ateos el presbítero Joseph Antonio Méndez, quien se ayudaba de un coadjutor para atender a toda la parroquia, y en la cabecera había una población de 55 indígenas repartidos en 14 familias y 37 ladinos en 7 familias. Dijo el cura Méndez al Ilmo. arzobispo, que para que los indios asistieran a misa los días festivos era necesario recogerlos por intermedio de sus justicias o autoridades. "Las justicias de los indios -comenta Cortés y Larraz- son tan repugnantes a oir misa y la doctrina cristiana, como los demás del pueblo, y en suma son tan indios e idólatras como los otros; es verdad que por el temor de no ser castigados y privados de los empleos echan su pregón en  los días de fiesta y salen con los curas a recoger los indios para que oigan misa, pero como esto se hace no por motivo de religión, sino por los referidos, recogen a los que recogen, pero no a todos, sino a los menos". En 1786 el pueblo de Ateos ingresó en el partido de Opico, uno de los quince que constituyeron la Intendencia de San Salvador. En 1807, el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, dice que Ateos es "Pueblo de indios... en el camino real para Sonsonate, de mal temperamento, muy corto vecindario y sin industria", y que sus vecinos permanecían ocupados "en el trabajo de jornal en haciendas de particulares". Y agrega, finalmente, un dato sumamente curioso: "Este pueblo -dice-correspondía en un principio a la Provincia de Sonsonate haciendo cabecera de partido", lo cual evidentemente es inexacto. No se sabe la época en que se despobló el primitivo Ateos, pero quizás fue a raíz de la insinuación hecha por monseñor Pedro Cortés y Larraz o por presión de las autoridades coloniales. La verdad es que, en un informe municipal de Jayaque, de 29 de enero de 1861, se dice que "el cerro que hoy se cultiva frente a Jayaque es el mismo que a fines del siglo pasado perdió el pueblo de Ateos por medio de una inundación de aguas, lodo y piedra que obligó a los Ateos a trasladarse al lugar en que hoy existe". En un informe municipal de Ateos, de 14 de agosto de 1860, se dice que "Por la estadística de Ateos resulta haber ciento veintiún habitantes, y la población comprende una iglesia en buen estado con sus correspondientes ornamentos y alhajas, un cabildo nuevo en galera, treinta y tres casas, quince de ellas de teja y el resto pajizas". "Relativamente -agrégase-, este pueblo no prospera como .antes, pues hay tradición de que el día de los Santos tenía lugar una feria concurridísima" . Por 1861 ó 1862 se extinguió el municipio de Ateos y como cantón o aldea fue incorporado en jurisdicción de la ciudad de Nueva San Salvador. El 20 de agosto de 1866 fue agregado como cantón del municipio de Colón, fundado en esa fecha, hasta que pasó a jurisdicción de Sacacoyo en la fecha prenotada.

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje