Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

_
A+ A A-

San Juan Opico

  • Categoría: La Libertad
  • Visitas: 13416
Departamento: La Libertad. Título de Ciudad: 4 de Febrero de 1881.

Topónimo: Significa "ciudad donde se arrancan corazones" o "ciudad de los sacrificios", pues proviene de las raíces yúlut, yolot (o en forma incluida), corazón; pi, arrancar, y co, sufijo locativo.

Ubicación: 13°52'39.97"N, 89°21'36.94"W. googlemapsGoogle mapsgoogleearth Google Earth

 


  
Orígenes y etimología

Esta población está situada en una región ocupada desde tiempos inmemoriales por tribus pok'omames, del grupo mayance o mayaquiché, que han dejado profusos vestigios arqueológicos. A partir de la segunda mitad del siglo XI y especialmente del siglo XV, esa región fue irrumpida por tribus yaquis o pipiles, del grupo nahoa o yucoazteca, que impusieron su civilización y cultura y cambiaron radicalmente la toponímia arcaica. En el idioma náhuat de los yaquis o pipiles, el toponímico Yulupico, que corrupto y sincopado se ha convertido en Opico, significa "ciudad donde se arrancan corazones" o "ciudad de los sacrificios", pues proviene de las raíces yúlut, yolot (o en forma incluida), corazón; pi, arrancar, y co, sufijo locativo. El doctor Santiago Ignacio Barberena recogió en Opico la siguiente explicación etimológica popular: refiérese que cuando don Pedro de Alvarado llego a esta población, en donde ciertamente nunca estuvo, vio desde allí el Picacho o Hueytepec del volcán de San Salvador, imponente y desafiador, y que extasiado el conquistador extremeño exclamo: jOh Pico!, y que de allí proviene el nombre de la misma.

  

Época colonial

En 1,550 tenía unos 500 habitantes. En 1740, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, San Juan Opico era pueblo "habitado de mulatos... que componen doscientos veinte y cinco ladinos que sirven de soldados en las compañías de su Valle y tiene los frutos de maíz y gallinas, y un ingenio de fierro". Dice monseñor Pedro Cortés y Larraz, que en 1770 Opico era cabecera de la parroquia de su mismo nombre y que dicho curato tenía como anejos a los pueblos de Tacachico, Jayaque, Tepecoyo y Sacacoyo. A la sazón de la cabecera habitaban 90 familias de ladinos e indios con un total de 447 personas, y era cura párroco el presbítero Juan de Morales Betancourt, "de mediana edad y hombre juicioso", y coadjutor el presbítero Pablo Carreras, "mozo comb de treinta años, atento y de  buen juicio". "Hay también -dice monseñor Cortés y Larraz- dos eclesiásticos hermanos, ricos y que están viviendo en sus haciendas: 1°. Dn. Francisco Torresurri. 2°. Dn. Juan Torresurri. Este segundo murió a tres o cuatro días que pasé de visita, de muerte repentina; más para que se vea lo que esta tierra es, lo enterraron con una Casulla de Tizú, que tenía para su uso, a cuenta de enterrarIo (como es regular) con Casulla negra y nada aparatosa". No andaban muy bien las costumbres en el curato de Opico en aquellos lejanos tiempos, pues el cura Morales Betancourt dijo a Su Señoría Ilustrísima que "los vicios dominantes, de pública notoriedad, han sido la fábrica y uso del aguardiente y el latrocinio, como también el de los juegos públicos"; pero que "el vicio de la incontinencia es el que más domina y principalmente con la circunstancia de incesto". Todos estos males, según el autor citado, podrían remediarse en gran parte dividiendo el curato en dos; el de Opico, con Tacachico y valles circunvecinos como anejos; y el de Jayaque con Tepecoyo y Sacacoyo como anexos, y siempre que cada padre cura se auxiliara de coadjutores. Al crearse la Intendencia de San Salvador el año de 1786 el pueblo de Opico vino a ser cabecera del extenso partido de Opico. A principios del siglo XIX este partido comprendía 10 pueblos de indios, 4 pueblos y 3 aldeas de ladinos y 32 haciendas pobladas por 53 españoles, 3,764 mulatos y ladinos y 2,205 indígenas, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa (1807). Los pueblos y aldeas de indios y ladinos del partido de Opico eran: Opico, Quezaltepeque, Ateos (bastante destruido), Chiltiupán, Comazahua, Jayaque, Sacocoyo, Tacachico, Talnique, Tamaniqne, Teotepeque, Tepecoyo y Jicala (hoy del departamento de La Libertad), Cacaluta (San Julián), Sapotan (Santo Isabel Ixhuatan), Cuisnáhuat y Mizatla (hoy del departamento de Sonsonate), y El Paisnal (hoy del departamento de San Salvador). Del pueblo de Opico, Gutiérrez y Ulloa dice textualmente: "Pueblo de indios y ladinos a 3 leguas de Quezaltepeque, camino real de Guatemala, temperamento cálido y seco; cultivan añil y algunos frutos y crían ganado; el aumento que van tomando las ,castas va destruyendo la población de naturales".

   

Época federal

El partido y el pueblo de Opico entraron a formar parte del primitivo y extenso departamento de San Salvador, el 12 de junio de 1824. Por Ley de 6 de abril de 1827 el partido de Opico perdió a favor del partirlo de Izalco, pero únicamente en el ramo judicial, los municipios de Cuisnahuat y San Julián Cacaluta. Por Decreto Ejecutivo de 4 de octubre de 1833, ratificado por las Cámaras Legislativas en 22 de abril de 1834, se segregó el pueblo de Quezaltepeque del partido de Opico y se incorporó en el de San Salvador tanto en l°. judicial como en lo gubernativo. El partido de Opico se denominó de Quezaltepeque por Ley de 22 de mayo de 1835 y en esta fecha se incorporó en el departamento de Cuzcatlán. El pueblo de Opico quedó incluido en estas nuevas divisiones político administrativas. Sin embargo, el 9 de marzo de 1835 el pueblo de Quezaltepeque, no el partido, se incorporó en el Distrito Federal de la República de Centro América y esto dio origen al Decreto Legislativo de 30 de julio de 1836, por medio del cual se volvió a elevar a la categoría de cabecera de distrito al pueblo de Opico, con jurisdicción en su antigua área geográfica, excepto en el citado municipio de Quezaltepeque. La Ley de 30 de septiembre de 1836 segregó del partido de Opico y del departamento de Cuzcatlán a los pueblos de San Julián Cacaluta, Cuisnahuat, Zapotlán (hoy Santa Isabel Ixhuatan) y Mizata tanto en lo judicial como en lo gubernativo. Todos estos pueblos quedaron incorporados en el departamento de Sonsonate: los tres primeros en el distrito de Izalco y el último en el distrito de Sonsonate. En marzo de 1839 las autoridades del Estado de' El Salvador se trasladaron de Cojutepeque al pueblo de Opico, a raíz de la derrota sufrida por los salvadoreños que comandaba el coronel colombiano don Narciso Benítez en el paraje denominado El Jícaro, de la hacienda San Francisco, en el departamento de San Vicente.

 

Sucesos posteriores

Por Ley de 5 de abril de 1842, el partido de Opico se segregó del departamento de Cuzcatlán y se incorporó en el departamento de San Salvador. El 22 de febrero de 1851 el general Ramón Belloso ocupó la población de Opico con 400 soldados, a fin de proteger la retaguardia del ejército nacional acantonado en Coatepeque, después de la calamitosa derrota de La Arada.

Título de Villa

Durante la administración del coronel don José María San Martín y por Acuerdo de las Cámaras Legislativas de 20 de febrero de 1855, se confirió el título de villa al pueblo de Opico. En un informe municipal, de 1°. de diciembre de 1860, consta que la población de villa de Opico era de 3,452 almas alojadas en 173 casas de teja y 42 de paja. "Lo que tiene de más notable esta población -dice ese documento-, es no sentirse temblores de tierra, pues en ningún tiempo han hecho estrago aun los más fuertes que han habido en la República; pero en cambio de este beneficio, sufre en la estación de invierno tempestuosas tormentas, las que arrojando rayos han causado casi en todos los tiempos desgracias ya en individuos, en casas y animales. Sus calles no están bien delineadas". "Hay una iglesia con regular portada que contiene dos sacristías: una al Sur y otra al Norte, en cuyo frente se le está construyendo un atrio de calicanto que tiene al Sur cincuenta y una varas; al Oeste, cincuenta y dos y al Norte cincuenta y ocho; el cual promete ser, según los materiales que se acopian, una de las obras que hermosearán notablemente el templo y dará realce a la población". "Hay. una casa parroquial cubierta de teja, de. cuarenta varas de longitud y quince de latitud, con sus correspondientes oficinas y caballeriza. La parroquia de que se ha hecho mención tiene ocho altares, un órgano y dos campanas, siendo de notarse que desde el año de cincuenta y siete (1857) que es a cargo del muy digno sacerdote D. Pío Cantarero se han mejorado unas cosas y comprado otras. Las mejoradas son, el órgano, la lámpara, salvias y blanqueado del templo. Las hechas nuevamente, dos vinajeras, una magnífica custodia, nueve ornamentos, un San Juan y una Concepción, ambas imágenes ricamente vestidas. Una cómoda, una silla, una araña de cristal, un almaizal, una ampolleta, cuatro blandones y doce candeleros. A instancias del mismo Párroco asociado con los mejores vecinos del lugar se consiguió que el Supremo Gobierno cediése al beneficio del atrio 1,500 pesos". "Hay un cabildo cubierto de teja, de treinta varas de largo y dote de ancho, enladrillado, con tres piezas: una que servía al extinguido Juzgado de 1a Instancia, otra donde se reúne la municipalidad y otra que sirve a los alcaldes auxiliares. En el mismo edificio hacia el Oeste está la escuela, no siendo muy propio para ello. Hay dos cárceles de calicanto con buenos cerrojos que sirven para ambos sexos". "La enseñanza primaria es a cargo de D. Leocadio Trujillo que la sirve por veinte pesos, enseña a leer, escribir, las primeras nociones de aritmética, moral y doctrina cristiana. Concurren setenta niños." Respecto al gobierno local de la villa de Opico el citado informe municipal dice: "Las autoridades civiles y militares consisten en un alcalde, tres regidores y un síndico. Un Comandante de distrito, un teniente subalterno y cincuenta de tropa milicianos. La junta electoral se compone de veinte electores. El alcalde es el jefe del partido compuesto de trece pueblos. Se erigió en jefatura el año treinta y tres (1833) Y se le dió el título de villa el año de cincuenta y cinco (1855)". Por esta época se había demolido el cementerio viejo y Opico contaba con uno nuevo situado a tres cuadras al Oeste de la Iglesia  Parroquial, "de setenta varas de longitud y cincuenta de latitud teniendo de altura dos varas y media, siendo sus paredes de adobe cubiertas de un albardón de ladrillo ,y mezcla fina". Por Ley de 28 de enero de 1865, se creó el departamento de La Libertad y en esta nueva jurisdicción departamental quedó incorporado el pueblo y partido de Opico, pero notoriamente reducido este último, pues sólo quedó formado por los municipios de Opico, como cabecera, y Tacachico y Quezaltepeque, como anexos. El 19 de noviembre de 1870, se inauguró en Opico el servicio de telégrafo. De su jurisdicción se desmembraron el valle de Sapullo y los caseríos Pueblo y Mazajapa, para constituir el 17 de febrero de 1877 el pueblo de San Matías.

   

Título de Ciudad

Durante la administración del doctor Rafael Zaldívar y por Decreto Legislativo de 4 de febrero de 1881, se elevó a la villa de Opíco al rango de ciudad. En 1890 tenía 6,890 habitantes. "Opico -dice el geógrafo don Guillermo Dawson - es una población de aspecto sencillo y pintoresco. Está dividida en cinco barrios, llamados El Calvario, Las Flores, La Trinidad, Las Cruces y El Refugio. Sus principales edificios públicos son el cabildo y la iglesia parroquial". El 25 de junio de 1921 se segregaron de su jurisdicción los valles de El Chilamatal, Santa Rosa, Las Cruces, La Esperanza, San Andrés, Zapotitán, El Espino y Caña de Tarro, para constituir el pueblo de El Chilamatal (hoy Ciudad Arce).

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje