Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

_
A+ A A-

Tepetitan

  • Categoría: San Vicente
  • Visitas: 7776
Departamento: San Vicente. Título de Ciudad: Dato no Disponible.

Topónimo: Significa "lugar entre cerros", pues proviene de tepet, cerro; ti, entre, y tan, sufijo locativo; y en efecto la primitiva población se hallaba situada entre el Chichontepec o volcán de San Vicente y el Cerro Grande o Hueytepec.

Ubicación: 13°38'56.86"N, 88°50'5.15"W. googlemapsGoogle mapsgoogleearth Google Earth

 


Orígenes y etimología

Esta población fue fundada por indios yaquis o pipiles en la época precolombina. En idioma náhuat, Tepetitán significa "lugar entre cerros", pues proviene de tepet, cerro; ti, entre, y tan, sufijo locativo; y en efecto la primitiva población se hallaba situada entre el Chichontepec o volcán de San Vicente y el Cerro Grande o Hueytepec. Extinción del primitivo Tepetitán El pueblo de Tepetitán existió originariamente, en un paraje situado como a un cuarto de legua al Oeste de su anterior asiento, donde aún se descubren sus vestigios; pero se extinguió sin duda debido al mal clima. Después de extinguido ese pueblo, en su lugar existió la hacienda denominada San Lucas Tepetitán, compuesta de 8 caballerías. Según su título esta hacienda se midió el 25 de noviembre de 1694 y llevó a cabo la mesura el capitán Antonio Lobato Suárez, alcalde ordinario más antiguo por Su Majestad en la villa de San Vicente de Austria, en favor de Bartolomé Jorge Fernández, natural y principal del pueblo de San Cristóbal Ixtepeque. Hablando de la medida que se hizo, dice el título: que pasó la línea "al pie de un cerrillo a orillas del paraje en que fue el pueblo de Tepetitán, y está dicho mojón entre el Río Caliente y otro río llamado Acahuapa". El 14 de marzo de 1778 el señor Francisco Valerio de la Fuente, condueño de la hacienda de San Lucas Tepetitán y en su concepto de heredero de Melchor Jotaleón, vendió a Pedro Pérez, por la cantidad de trescientos pesos, una caballería de tierra, sin ninguna carga real, por escritura pública otorgada ante el escribano público del cabildo de San Vicente don Bernardo Feria y Guevara. Después Pedro Pérez solicitó a don Joseph de Meza, juez subdelegado del real despacho de tierra, le midiera la caballería comprada en San Lucas Tepetitán, y éste procedió a verificado, citando previamente a los colindantes Francisco Valerio de la Fuente, Juan Pérez, Francisco Quevedo y a los naturales del pueblo de San Cristóbal Ixtepeque, quienes nombraron por su defensor al vicentino don Luis Merino. La mesura se llevó a cabo en los días 8 y 9 de septiembre de 1784, y el día 13 del mismo mes y año, se dio posesión a Pedro Pérez de la caballería que había comprado.

Refundación de Tepetitán

Pacíficamente vivían en sus propiedades Pedro Pérez y su esposa Margarita Palacios cuando el barón de Carardolet, corregidor intendente de San Salvador, dispuso en 1790 agrupar en un solo pueblo a las familias indígenas y ladinas que se hallaban dispersas en los valles de Aquíquisquillo, Rincón Grande, Barrancas de Zizimico y Ostuma, sitio de Jiboa y sus lomas, comisionando para tal efecto al subdelegado de la Real Hacienda don José Santos de Imendia y al alcalde de primer voto del ayuntamiento de la villa de San Vicente don Antonio Docabo. Ante todo, el barón de Carardolet trató con grande empeño de hallar en aquellas inmediaciones un pedazo de tierra realenga y aparente para formar el pueblo proyectado, más no hallándose ni tierras realengas ni quién franquease sitio alguno de las haciendas tituladas comarcanas, los comisionados propusieron a Pedro Pérez que franqueara la caballería de tierra que poseía en la hacienda de San Lucas Tepetitán y que se le repondría su valor en las tierras realengas situadas en las faldas del volcán Ichanmico, a 3 leguas de distancia de San Vicente. El señor Pérez aprobó este arreglo y comunicado al barón de Carardolet, éste lo aprobó igualmente, no sólo por las dificultades que se le ofrecían para hallar sitio competente para la plantificación de dicho pueblo, sino también por ser dicho paraje de buen temperamento, utilísimo para toda especie de sementeras, frondoso, planizo, abundante en aguas y con todas las proporciones aparentes a dicho fin. En el mismo año de 1790 se fundó el pueblo de Nuestra Señora del Rosario de Tepetitán, y el subdelegado de la Real Hacienda don José Santos de Imendia, nombró por primer alcalde al referido Pedro Pérez, "mulato muy honrado y eficaz para el efecto, de suerte que me sirvió de mucho alivio -dice- para haber puesto en planta esta población, y como quiera que dicho Pérez falleció a fines de dicho año, no se pudo poner en práctica la compensación del valor de dicha caballería, con las citadas realengas, cuya caballería se ha ocupado por los pobladores y al mismo tiempo se está fabricando en uno de los ángulos de la plaza la casa real para la recopilación y beneficio de los tabacos nombrados de Istepeque, habiéndose por este medio formado un pueblo que ciertamente ha sido ya de gran utilidad, así en beneficio de la real hacienda, como de todos los habitantes que se han recopilado en él, pues se les ha proporcionado tierras en todas sus inmediaciones para las siembras de dicho fruto" (Escrito de 23 de marzo de 1793). En el año de 1793 se entregaron a Margarita Palacios, viuda del exalcalde Pedro Pérez, tres caballerías de tierras realengas en Ichanmico, c;ompuestas de cerros y barrancas escasas de aguas, que débilmente compensaban la caballería que poseían en San Lucas Tepetitán, "muy útil para todas siembras, principalmente para la de tabaco" y repasto de ganado vacuno y bestias de carga y silla. Por esa época llegó a tal grado la producción de tabaco en la Intendencia de San Salvador, que el gobierno español pensó en sacar algún provecho de la industria y para ello la factoría donde se depositaba el producto, estancado por la ley y que estaba en San Salvador, se trasladó en 1792 a Nuestra Señora del Rosario de Tepetitán. Desde su fundación el nuevo pueblo quedó incorporado en el partido de San Vicente. En 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, Tepetitán era "Pueblo crecido de Ladinos, tendrá unas 1,200 almas de todas las 4 edades y sexos". "En este pueblo -agregaestán las fábricas reales y almacenes de tabacos de la Provincia, cuyas labores hacen los naturales con toda preferencia y por el auxilio de habilitaciones de cuenta de S(u). M(agestad)". En el partido de San Vicente, según el mismo autor, "benefician el tabaco, cuyo ramo estancado por S. M., produce en el día más de 140 pesos anuales".

Sucesos posteriores

Desde el 12 de junio de 1824 pertenece al departamento de San Vicente. Por Ley de 21 de febrero de 1835, se anexó a su jurisdicción el valle de Rincón Grande; pero por Ley de 24 de febrero de 1837 se le segregó para que sirviera de base al pueblo nuevo de Guadalupe. Don Guillermo Dawson en 1890, dice que el pueblo de Tepetitán contaba con una población de 1,510 almas. Don Julián Escota, en la Monografía del Departamento de San Vicente (1892) menciona a esta población con el título de villa y le asigna 1,015 habitantes. El temporal del 7 de junio de 1934 destruyó el pueblo de Tepetitán y sus vecinos decidieron trasladarse al asiento actual, el cual ocuparon ello de mayo de 1935.

 

Proyectos de Gobierno

Plan Quinquenal Directorio del Gobierno de El Salvador Canal 10 de El Salvador Radio Nacional de El Salvador

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje