Menu

Logo del Gobierno de El Salvador

A+ A A-

Gregoria de Andrade - Participante PATI - Jiquilisco

Gregoria de Andrade - Participante PATI - Jiquilisco, Usulután 

“El PATI ha venido a mi vida a darme conocimiento y experiencias que han marcado mi vida”

“Por primera vez participo en un programa en la comunicad. Cuando supe del PATI no creíamos mucho, dudosamente me inscribí, pero a medida se ha ido desarrollando, fui conociendo muchos temas, conociendo las necesidades de la comunidad y también integrándome en muchas cosas,  el PATI ha venido a mi vida a darme muchos conocimientos y experiencias que me van a servir en el futuro”.

“Antes del PATI, me consideraba una mujer tímida, ahora he tenido la experiencia de convivir con mujeres y hombres, me siento capaz de desarrollarme en cualquier área de trabajo, siento que puedo ir más allá de lo que yo imaginaba, he aprendido mucho”. 

“Me inscribí en la capacitación de elaboración artesanal de hamacas porque considero que si emprendo ese trabajo, puedo ir más allá, poner un negocio.  Este curso ha sido una bonita experiencia, que ha marcado mi vida”. 

Gregoria tiene 2 hijas, y proyecta continuar practicando el conocimiento adquirido mediante un auto empleo de elaboración y venta de hamacas, para generar nuevos ingresos en su hogar y contribuir con el mejoramiento de la calidad de vida de su grupo familiar. 

Cuenta que antes pensaba, que al ser madre y esposa realizada, y por su edad,  hasta ahí habían llegado sus oportunidades.  Al ingresar al PATI, se ha dado cuenta que es una mujer capaz de sobrellevar algo mejor y servir a su comunidad, “puedo seguir capacitándome y llegar más allá”, asegura Gregoria, mujer de 35 años de edad. 

“En mi caso he tenido el apoyo de mi esposo para participar en el Programa, pues eso depende del diálogo, un matrimonio tiene que basarse en la confianza, hablamos y nos ponemos de acuerdo. En las capacitaciones y reuniones siempre hablamos sobre cómo llevar una familia integrada y así hemos podido trabajar los dos y tener una familia unida”.  

“Al principio, mi interés era trabajar los 6 meses, ganar los 100 dólares, cubrir algunas necesidades y quedarme hasta ahí, pero el programa me ha dado muchas oportunidades, no solo nos ha beneficiado en el área económica, sino también en la integración familiar, tenemos una comunidad más integrada. Como miembro de una familia he aprendido muchas cosas importantes, como esposa y madre, creo que desde el inicio hasta hoy he crecido”. 

Actualmente, Gregoria es lideresa y directiva en su comunidad. Una mujer que sabe expresarse, con aspiraciones, metas y deseosa de continuar superándose y sirviendo a su comunidad. 

Leer más...

Don José Luis

24-don-jose-luis

Son 60 años los que han transcurrido en la vida de Don José Luis y no más de 20 años en los que la vida le jugó una mala pasada. Sus recuerdos son vagos en algunas cosas pero no cuando recuerda cómo perdió su brazo derecho. Por un error propio y ajeno involuntario, perdió la oportunidad de trabajar de manera formal, dice. 

Ahora la vida le da una nueva oportunidad de sentirse feliz y satisfecho, él es uno de los noventa y cuatro beneficiarios de los proyectos de Alfabetización del nivel uno, desarrollado en el marco del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI), en el municipio de Colón.

“Soy solo” responde de inmediato al cuestionarlo sobre su familia. Si bien es cierto no cuenta con ese apoyo familiar, la convivencia con los/as otros/as beneficiarios/as lo han acompañado durante estos seis meses de ejecución de la cuarta convocatoria del Programa y le ha generado un apoyo económico de cien dólares por cada mes.

Don José Luis, como parte de los requisitos del Programa ha tenido que hacer trabajo comunitario, “lo más importante es haber participado en el curso de Alfabetización, porque al principio yo pensaba que no podía aprender, pero ahora puedo aunque sea un poquito, ya entiendo y leo en la calle”, asegura con un gesto de satisfacción. 

Él afirma que lo más difícil es escribir y aunque tiene una amputación de su brazo derecho, que al principio le dificultó porque todas sus tareas diarias dependían de esa mano, fue poco a poco aprendiento y todo gracias a la oportunidad que se le dio a través del PATI.

Leer más...

Juan Antonio Cerritos - Alcalde Municipal de Guadalupe - San Vicente

23-juan-antonio-cerritos

Sr. Juan Antonio Cerritos - Alcalde Municipal de Guadalupe  - San Vicente

“…si me dieran un PATI para 2 años, yo dejo a Guadalupe ya sin ninguna necesidad en el pueblo porque con ellos pudimos hacer mucho…”

“El PATI vino a contribuir en Guadalupe, principalmente en ayudar a las familias de escasos recursos y a los jóvenes,  después que la tormenta IDA vino a dejarlos prácticamente sin nada”.

Cuando nos anunciaron el programa, lo vimos favorable, porque sabíamos que nos iba a ayudar a superar la crisis, porque la gente cuando no hay un trabajo, una oportunidad, está más pensando en lo que pasó y quienes perdieron la vida… al anunciarse el PATI, la gente lo ve bien, uno,  porque trajo beneficio económico y lo otro, porque vino a unir las familias. Así fuimos saliendo de la crisis, ya no estaban pensando en lo que había sucedido sino en lo que venía.

“También cuando empezaron a dar las capacitaciones y orientaciones, fue muy bonito porque la gente se reunía para convivir. Una de las charlas que les dieron fue sobre salud sexual reproductiva, cosas que no sabían ahí las aprendieron, fue muy bueno”. 

“Varias necesidades que teníamos con el PATI, las pudimos evacuar, cantidades de proyectos con unas cantidades de dinero, que nosotros como municipalidad no lo hubiéramos podido hacer no con la rapidez que se dio. En Agua Agria, se hicieron 2 proyectos con el mismo grupo: un dispensario clínico y 300 metros de calle. Pero como era un proyecto de ellos, entendieron que la obra era para su comunidad, y un recuerdo del esfuerzo del Gobierno Central”.

“…fue un golpe duro, pero también la experiencia que nos ha dejado el Programa y la IDA nos ha ayudado para fortalecernos más…la gente ha tomado más conciencia después de todo esto, ya saben lo que puede pasar en el pueblo; y también a nosotros como municipalidad nos ha fortalecido,  porque ahora tenemos documentación, y tenemos mayor experiencia de cómo hacer un proyecto…”

“Aquí nació la PATImanía esa fue una experiencia muy buena, un grupo de mujeres comenzó a  poner en práctica lo que habían aprendido en el Programa, y aún hay pequeños negocios a raíz del PATI, en Agua Agria hay un grupo de mujeres que hace piñatas, unos jóvenes  que tienen su tienda de pinturas y artesanías, otras de cocina, de ropa.” 

“…yo diría que el PATI fue una gran experiencia para Guadalupe, la contrapartida fue grande, pero hemos visto los resultados…, el PATI es bien confiable y siento que es la alternativa más viable para poder desarrollar los pueblos, si me dieran un PATI para 2 años, yo dejo a Guadalupe ya sin ninguna necesidad en el pueblo porque con ellos pudimos hacer mucho…”

Leer más...

José Reyes - Participante PATI - San Salvador

22-jose-reyes

José Reyes - 29 años - Participante PATI - San Salvador

“Mi plan es grande quisiera tener un restaurante con bastante movimiento, ese es mi sueño”.

José, un padre soltero que vive con su hijo de 5 años y con su abuelo de 84 años.  Tiene muchos sueños, los que se han visto impulsados con lo aprendido durante su participación en el PATI.

“En el PATI aprendí a hacer comida mexicana; el cultivo de hortalizas –nunca  lo había hecho; y el reciclaje, pero lo que más me gustó, porque me gusta cocinar, es el arte de la comida mexicana”.

“Mi plan es grande, quisiera tener un restaurante con bastante movimiento, porque me gusta bastante trabajar bajo presión –ese es mi sueño”.

“Para comenzar voy a poner aunque sea una plancha en la esquina de ahí donde vivimos, y a según poco a poco, vaya haciendo clientes, pues ir creciendo. Vamos con todo con la comida mexicana, mi abuelo dice que me ponga las pilas.”

“Antes tenía una granjita de gallinas indias, pero la terminé para entregarme de lleno al PATI, pero ahora me siento seguro, con todo lo que aprendí en el PATI.  Voy a seguir con la comida mexicana, y con el cultivo de hortalizas, ya que tenemos el apoyo de la Alcaldía de San Salvador”.

“En la capacitación, casi todas eran mujeres, pero me sentí muy bien. Nos manejamos con mucho respeto y nos ayudábamos entre todos, me gustó mucho compartir con todas ellas y con los técnicos que nos apoyaban del FISDL y de la Alcaldía”.

José asegura que siempre se ha llevado bien con la gente, pero que la convivencia en el PATI, con personas de todas las edades, las charlas y el trabajo en equipo le ha ayudado mucho a mejorar sus relaciones interpersonales. Cuenta que aprendió más sobre los valores del respeto y la solidaridad.  Finaliza diciendo que el PATI es una gran oportunidad para los jóvenes, las mujeres y las personas mayores.

Leer más...
Suscríbase a este Feed RSS

Oficina Santa Elena

Boulevard Orden de Malta, #470. Urbanización Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, La Libertad.
Tel. (503) 2133-1207. Ver mapa de ubicación

Oficina San Jacinto

10a. Avenida Sur y Calle México, Barrio San Jacinto, San Salvador.
Tel.: (503) 2133-1200. Ver mapa de ubicación
Escríbanos un mensaje